Farina, Pepe Ledesma o el Lazarillo por fin se libran de la pintura naranja

Alumnos de Conservación y Restauración durante la primera intervención sobre una de las estatuas

Alumnos de Conservación y Restauración de Salamanca han iniciado esta mañana las labores de limpieza de varias estatuas que han sido víctimas de actos vandálicos en el último mes. 

Por fin tienen quien se encargue de su limpieza. Las estatuas de Farina, Pepe Ledesma o el Lazarillo de Tormes se librarán por fin de los restos de pintura que acumulaban desde hace semanas después de que el 'vándalo del spray naranja' se cebara en ellas. 

 

Los encargados de la limpieza son alumnos de Consevación y Restauración de la que era la Escuela de Arte y Superior Conservación y Restauración de Salamanca, la antigua Escuela de Artes y Oficios.

 

Después de una primera aproximación para estudiar el estado en que se encuentran las estatuas, seguirán la limpieza durante los próximos días utilizando una serie de soluciones que no afecten a la patina que cubre este tipo de material y además intervendrán en ellas para que futuros ataques no les afecten tanto y las pinturas resbalen

 

Alumnado de Conservación y Restauración durante la primera limpieza (Foto: Teresa Sánchez)

 

Estas estatuas fueron atacadas a primeros de mayo por un vándalo que además también atacó la sede del PSOE con una pintada que rezaba Gora ETA y que pocos días después también actuaba contra una de las esculturas de Henry Moore que se encuentran en la Plaza de Anaya

 

Pese a que el protocolo del Ayuntamiento contra pintadas recoge que las intervenciones para la limpieza de este tipo de actos serán rápidas, ha habido que esperar más de dos semanas a que los alumnos de Conservación se hayan puesto manos a la obra para arreglar un desaguisado que también afectó al verraco del Puente Romano en el que para más 'inri' falló la cámara que debía velar por la integridad del patrimonio estaba averiada