Fangoria y sus robots románticos derriten el corazón de la Plaza Mayor de Salamanca

Alaska durante el concierto en la Plaza Mayor junto a dos bailarines (Foto: Teresa Sánchez)
Ver album

Drama, comedia, futurismo, glamour y muchísimo baile. Alaska y Nacho Canut, Fangoria, han abierto a lo grande las Ferias y Fiestas de Salamanca convirtiendo su Plaza Mayor en un gran escenario donde la música se ha conjugado con su particular e impactante escenografía.

Salamanca y su Plaza Mayor han vivido su particular Fiesta en el infierno gracias a la alta temperatura y, sobre todo, la música en el inicio de sus Ferias y Fiestas. Fangoria en estado puro con una puesta en escena donde la pequeña figura de Alaska, embutida en un curvilíneo vestido en el arranque del concierto, se ha acrecentado cada vez más con el paso de los minutos. 

 

Un directo que suena con fuerza -aunque en algunos momentos se viera a la vocalista algo incómoda con la acústica-, en el que se han podido escuchar algunos de sus grandes éxitos. Entre el público, con quejas porque se impidió la entrada por algunos accesos a la Plaza y el aforo no daba para más, delirio de saltos y palmas para celebrar 'Mi novio es un zombi', con el que se ha abierto la velada. ¿Y después del muerto viviente? Una colección de lo más granado de la trayectoria de la banda y que se mezclaron con algunos de los hits de su nuevo álbum Canciones para robots románticos.

 

Gesto de complicidad de Alaska con uno de sus músicos

 

Con delirio, en un recinto en el que no cabía un alfiler, se han coreado canciones de toda la vida como 'Ni tú ni nadie' o 'A quién le importa' y con un sorprendente (por lo reciente de su estreno) entusiasmo se acogieron también los temas del último disco que han logrado hacerse un hueco entre los indispensables del repertorio.

 

Cual 'chamana', la cantante ha ido hechizando a los asistentes a la Plaza

 

Por ejemplo, Fiesta en el infierno que ha sido una las canciones más celebradas de la noche con Alaska, previo cambio de vestido, absolutamente metida en su papel de 'chamana' que ha conseguido hechizar a los presentes, mayores y pequeños, en una Plaza Mayor llena hasta la bandera. Los incondicionales en primera fila desde horas antes y sin parar de cantar y bailar.

 

También Manual de decoración para personas abandonadas y, por supuesto, un acierto musical como Geometría polisentimental

 

Alaska, sin parar un minuto sobre el escenario junto a dos bailarines y detrás de ella Nacho Canut