Fandiño y Jiménez Fortes dejan un dulce regusto

Iván Fandiño (Fotos: Marcos Barajas)
Ver album

Cortaron una oreja en faenas de mérito ante astados a los que les faltó fuerza. Castella, con voluntad en el primero, al segundo no le pudo hacer faena tras lesionarse una mano.

           

FICHA DEL FESTEJO

 

Corrida. 2ª de abono

 

SEBASTIÁN CASTELLA: Silencio tras dos avisos y silencio.

 

IVÁN FANDIÑO: Una oreja y ovación con petición de oreja.

 

SAÚL JIMÉNEZ FORTES: Palmas y una oreja.

 

AFORO: Algo más de media entrada.

Iván Fandiño y Saúl Jiménez Fortes dejaron un buen sabor de boca entre los aficionados charros con dos faenas premiadas con una oreja, en las que estuvieron voluntariosos y profesionales ante la falta de fuerza de sus oponentes. Castella, con ganas en el primero, no pudo torear a su segundo, que se lesionó en banderillas.

 

Justo de fuerzas, pero con nobleza, como la mayor parte de sus hermanos en la tarde de hoy fue el primer toro de El Pilar para Castella. El francés trató de ligar algún muletazo, pero sin ritmo, ya que el toro se derrumbaba. El matador se mostró voluntarioso siempre, pero estuvo muy mal con la espada y tras cuatro pinchazos, llegaron los pitos de los tendidos de La Glorieta. Al final, tras una media estocada y un descabello, llegó el segundo aviso. Silencio, por tanto, para el torero galo y algunos pitos para el animal en el arrastre.

 

 

Iván Fandiño inició su faena con ganas y los pies muy juntos, metiéndose al aficionado salmantino en el bolsillo desde el principio. Con las primeras palmas, el matador vasco brindó a ‘El Viti’ y comenzó a bordar unas tandas de muletazos que arrancaron la música en la plaza. Fandiño no se movía del sitio en el que hay riesgo dando espacio al toro y transmitiendo la emoción de una faena bien ligada. La estocada, para terminar, fue certera, de tal forma que el toro rodó solo. El matador vasco se llevó una merecida oreja y el toro, el aplauso del público en el arrastre.

 

Jiménez Fortes ofreció con el tercero de la tarde una faena digna dentro de las posibilidades del toro, al que también le faltaron fuerzas, aunque tuvo mucha clase. Al malagueño le costó, por tanto, sacarle muletazos templados y finalmente mató de una buena estocada, aunque algo desprendida, que hizo rodar al toro sin puntilla. Palmas para el torero hecho en Salamanca y que acaba de romper su relación profesional con Julián Guerra.

 

Sebastián Castella no le hizo faena al cuarto de la tarde, Dudanoches, que en banderillas sufrió una lesión en su mano izquierda, que lo dejó completamente cojo. A pesar de haber brindado al público, el galo entró a matar sin faena, para lo que necesitó 5 pinchazos. Silencio para Castella.

 

Fandiño en el quinto escuchó cómo los aficionados pidieron el cambio porque parecía que el animal arrastraba los cuartos traseros. Sin embarago, el torero estuvo digno y profesional y sacó una faena de menos a más, con series completas de muletazos que cuidaban al toro. La estocada, casi entera aunque algo perpendicular fue definitiva y sirvió para que La Glorieta ofreciera una sincera ovación con petición incluso de oreja, aunque no suficiente para que el vasco sumara su segunda oreja de la tarde.

 

 

Para cerrar la tarde, Jiménez Fortes realizó una faena de mérito sacando al toro lo que tenía. El oponente del malagueño no transmitía peligro ni emoción, pero el torero se metió entre los pitones y acabó llevándose una oreja por puro empeño y profesionalidad.

 

MAÑANA ES EL TURNO DE GALLO, CAPEA Y DEL ÁLAMO.