Extra de 2.400 euros al director de comunicación de la Diputación por cuatro días de Salamaq

La Diputación de Salamanca empieza a pagar las generosas extra en metálico que perciben los 'elegidos' por Javier Iglesias para formar el núcleo de la organización de la feria de septiembre.

La Diputación de Salamanca ha empezado a pagar las generosas nóminas extra que un grupo de elegidos se va a embolsar por haber sido designados para realizar funciones en la última edición de la feria de septiembre, Salamaq. La lista, formada por 18 personas, está hecha personalmente por el presidente, Javier Iglesias, y en ella están los integrantes del núcleo de trabajadores más próximo al equipo de Gobierno.

 

TRIBUNA ha tenido acceso a uno de los primeros decretos de presidencia, de entre el 10 y el 15 de marzo, en el que se hace efectivo el pago de una extra por la productividad de Salamaq. En concreto, son 2.461 euros para el director de comunicación de la Diputación de Salamanca. Es la misma cantidad que ya cobró por idéntico desempeño en 2014. Eso a pesar de la corta duración de la feria y de que es un cargo de libre designación con complemento por el desempeño.

 

La feria Salamaq se desarrolló del 4 al 8 de septiembre de 2015, durante los que la Diputación difundió notas de prensa, se presentó días antes y tuvo un balance al día siguiente de terminar. La mayoría de actos institucionales tuvieron lugar por la mañana. Además, parte del trabajo de medios de comunicación se hace a través de contratos externos, por ejemplo, el tratamiento de redes sociales.

 

 

LISTA DE ELEGIDOS

 

El responsable de prensa forma parte de una lista que ya causó revuelo en 2014 cuando la Diputación decidió que, para la primera edición de Salamaq, la feria que organiza en solitario tras defenestrar IFESA y la clásica Agromaq, necesitaba 'liberar' a nada menos que 36 trabajadores para las labores necesarias de organización y desarrollo. La cifra triplica la que había necesitado hasta entonces la institución ferial IFESA para hacerse cargo de la feria de septiembre, incluída una decena de trabajadores de la propia Diputación. La explicación, la premura con la que se organizó aquella primera Salamaq de 2014.

 

La Diputación escogió la fórmula de la atribución temporal de funciones y nombró a trabajadores de cuatro áreas, todos, del núcleo próximo a Iglesias y su equipo de Gobierno. La 'broma' costó 38.000 euros en concepto de productividad que se abonaron a partir de un decreto de febrero de 2015, aunque no a todos los elegidos se les compensó el desempeño en euros, como sí ocurrió con los más próximos.

 

La del director de comunicación es la primera extra que sale a la luz de las que corresponden a la edición 2015, para la que Iglesias seleccionó a 18 personas de cinco áreas; al menos la mitad de ellos ya estaban en la lista de los 'liberados' para organizar Salamaq en 2014 y ya percibieron cantidades en metálico por ello.

 

 

COMPENSACIONES DUDOSAS

 

Los sindicatos ya han mostrado en el paso sus dudas sobre el pago en metálico de esta dedicación adicional. Al haberse considerado productividad es el propio presidente el que considera el trabajo de Salamaq un especial rendimiento que se premia de manera discrecional. 

 

Pero es que, además, se trata de compensaciones de dudosa explicación. Muchas de las personas que las han recibido o van a recibir ya son personal con dedicación exclusiva, con lo que el desempeño adicional que podría suponer participar en las labores de la feria ya lo tendrían compensado con los correspondientes complementos específicos que tienen reconocidos y que cobran todo el año. En todo caso, la compensación por este trabajo encaja más en el concepto de servicios extraordinarios, que compensaría con horas la dedicación extra.