Expresidentes de Caja Duero y Caja España dicen que emitieron preferentes porque debían competir con otros bancos

Santos Llamas y Julio Fermoso han asegurado ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco que sus entidades emitieron y comercializaron deuda subordinada y participaciones preferentes porque los clientes "así lo reclamaban" y el alto nivel de competencia con otros bancos les obligaba.

Ambos exdirectivos han declarado este martes como imputados en la causa que les investiga por delitos de estafa, publicidad engañosa, administración fraudulenta y maquinación para alterar el precio de las cosas por la emisión de estas participaciones, durante los años 2009 y 2010, con el objeto de "capitalizar" ambas entidades, fusionadas actualmente como Banco CEISS.

 

También han sido interrogados como imputados los exdirectores generales de las dos entidades, Javier Ajenjo y Lucas Hernández, que han confirmado la versión ofrecida por sus superiores y han precisado que la solvencia de las dos cajas era "óptima" en el momento en que las cajas optaron por la comercialización.

 

La entonces Caja España realizó dos emisiones de Participaciones Preferentes, el 11 de noviembre de 2004 por un total de 150 millones de euros y el 19 de mayo de 2009 por 200 millones, ofreciendo un tipo de interés del 5,15 y del 8,25 por ciento, respectivamente. La periodicidad del pago del cupón, en ambos casos, era trimestral.

 

Por su parte, Caja Duero también realizó dos emisiones, una en el año 2003 y otra el 25 de marzo de 2009, esta última por importe de 100 millones y con un tipo de interés del 8,75 por ciento. El pago del cupón tenía también una periodicidad trimestral.

 

NO HUBO "ENGAÑO"

 

"Los coeficientes de solvencia no estaban por debajo de lo normal", han precisado los exdirectivos que han negado, según fuentes presentes en la declaración, cualquier tipo de engaño o irresponsabilidad en la comercialización.  El 5 de febrero de 2013 cuando Banco CEISS, heredero de ambas entidades, puso en conocimiento de la CNMV un hecho relevante, la imposibilidad de abonar los cupones emitidos.

 

Los cuatro imputados han asegurado que sus cajas podrían haber resuelto la devolución de la inversión a los clientes que adquirieron el producto y han precisado que abonaron todo el interés de la deuda subordinada hasta el año 2013.  La aprobación por parte del Gobierno del Real Decreto de abril de 2012 de Saneamiento del sector financiero limitó sus capacidades y no pudieron seguir respondiendo, han precisado.

 

El juez Velasco continuará con los interrogatorios el próximo viernes cuando deberán comparecer el antiguo director financiero de Caja España Antonio Fernández Fernández, su homólogo en Caja Duero Arturo Jiménez y el exdirector comercial de Caja España Óscar Fernández Huerga.

 

Las citaciones, avaladas por la Fiscalía, son consecuencia de la interposición de una querella contra ambas entidades por parte de la Unión de Consumidores de Castilla y León. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 abrió esta investigación después de que en julio pasado la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional admitiera una recurso contra la decisión inicial del magistrado de no admitir a trámite la querella.