Explota el fondo de armario

Perfumerías Avenida cumplió con los objetivos. Ganó con relativa comodidad y pudo repartir minutos entre todo su plantel. Jordi Fernández dio descanso a las más habituales y eso le permitió dar la oportunidad a otras que lo son menos con el punto de confianza que eso puede suponer ante las semanas maratonianas que se le vienen encima al equipo. Hay elementos que aun no acaban de convencer pero darse el lujo de cambiar a tres jugadoras de golpe o intercambiar parejas en el interior sin que el juego se resienta demasiado –aunque el dueto Lyttle-Podrug estuvo más eficiente que el Willingham-Podkovalnikova–, son lujos que no hace tanto era casi imposible ver.
T. S. H.

Fue una duelo que se ganó desde la defensa, aunque fue de menos a más. Los ataques se impusieron en un arranque de partido eléctrico con Avenida poniendo los puntos desde el exterior –De Mondt anotó tres triples en diez minutos y Le’Coe otros dos–, mientras La Seu lo hacia merced al acierto de sus interiores. Covington y Reis aprovechaban una y otra vez los balones doblados tras penetración de sus exteriores y así conseguían mantener la igualdad en el marcador. Seis puntos consecutivos de Willingham permitían abrir el primer hueco en el luminoso, 16-10, pero Castillo los devolvía en el aro local para igualar de nuevo el choque y evitar así el primer objetivo de Avenida que era intentar abrir brecha desde el primer cuarto.

Eso sí, lo que no dejó de hacer Jordi Fernández fue rotar el banquillo para dar descanso a piezas como Lyttle o Domínguez y con Xargay y Olga en la pista finalizó el primer parcial con ventaja mínima para el equipo local, 23-20.

Procurando apurar sobre la primera línea de pase, Avenida logró meterle un punto más de intensidad a su defensa e impidió a su rival que ni siquiera tirara a canasta en tres ataques consecutivos. Sólo faltaba un punto más de acierto ante el aro catalán para confirmar el mando en el duelo. Bou se vio obligado a hacer retornar a su jugadora más inspirada, Castillo mientras en el banquillo contrario, Fernández repartía juego dando descanso sobre todo a su base titular y rotando a sus interiores. Un tiro libre anotado por Lyttle a poco más de tres minutos para el descanso elevó la renta por primera vez a los diez puntos, 32-22.

Las locales parecían haberle cogido el aire al trabajo atrás y desde ahí, tras varios robos consecutivos bien finalizados al contraataque por Sánchez y Podrug, consiguió ampliar un poco más la renta a las puertas del descanso.

Todo lo que tuvo de eléctrico el inicio del partido faltó tras la vuelta de vestuarios. Tan sólo una canasta de Lyttle y otra de Podrug en dos acciones aisladas y muchas pérdidas de balón que no siempre eran aprovechadas por La Seu. Un tiempo muerto del banquillo local sirvió para reactivar el ataque con cuatro puntos de Torrens y un triple de De Mondt. Sin embargo faltaba la continuidad necesaria para poder dar el choque por resuelto y el último parcial se encaró con los doce puntos de ventaja, 57-45. Pero ahí la que no permitió ninguna duda fue Sancho Lyttle. La caribeña cogió la batuta ofensiva de su equipo y secundada por Isabel Sánchez llevó a su equipo a los veinte puntos de ventaja, 69-49, antes de dejar la pista tras la enésima ovación de Würzburg, a cuatro minutos para el final. El duelo estaba sentenciado y los objetivos cumplidos. Es en encuentros como el de ayer cuando se puede valorar la importancia de poseer un buen fondo de armario para pensar después en retos mayores.