Éxito relativo de participación en la XXV marcha de Semana Santa

Aniversario. La Cofradía de la Santa Vera Cruz inicia los actos de celebración de su sexto centenario. Fondos. La lluvia redujo la asistencia de caminantes y la recaudación fue la mitad del año pasado
S&P

Unos 150 caminantes participaron en la XXV edición de la Marcha Pro Semana Santa de Béjar organizada por la Cofradía de la Santa Vera Cruz, una de las comunidades más antiguas del país como así lo avala la documentación obrante en poder de la dirección de la entidad. En este sentido, algunos de los actos de celebración del VI centenario jalonarán la Semana Santa 2010. La dirección de la cofradía ha realizado un llamamiento a los hermanos cofrades para que aporten cualquier documento que posean y que acredite el antiguo origen de la entidad, con el fin de realizar una muestra.

La singular marcha, por la que los caminantes pagan o buscan padrinos que lo hagan, es uno de los medios utilizados por la Cofradía para recaudar fondos con los que financiar la organización de la Pasión. La lluvia restó protagonismo a la singular caminata y sólo pudieron recaudarse 700 euros, lo que supone una reducción del 50% sobre lo obtenido en la pasada edición de esta marcha.

Reconocimientos
En la presente edición y para conmemorar el XXV aniversario de su celebración, la dirección de la Cofradía otorgó sendos reconocimientos a dos de los tradicionales colaboradores de la Marcha, Carbónicas Molina y el Mesón de la pedanía de Fuentebuena. Estos colaboradores, año tras año han aportado durante 25 el avituallamiento del evento.

La tradicional caminata partió a las 10.00 horas de la Plaza Mayor con varias decenas de participantes a los que se sumaron el resto de caminantes, en los habituales puntos de control.

Los caminantes aportan una cantidad de dinero voluntaria para colaborar con la cofradía, aunque existe la figura del padrino, que paga pero no camina, es decir que patrocina a un caminante que realiza el recorrido en su lugar. La actividad se ha convertido en una cita social ineludible en estas fechas y resulta una buena forma de contribuir a los costosos gastos de la organización de las actividades de la Pasión según los cofrades.

El origen de esta tradición parte de la iniciativa de una abadesa que tuvo la cofradía, Puri Faure. Ella y su marido tuvieron la idea y organizaron la primera marcha pro Semana Santa de la cofradía, con un recorrido similar al de la actualidad.