Ex consejero dice que el único regalo que recibió fue un jamón del parlamento asturiano que "le molestó e indignó"

José Ramón Quirós en la Junta General
Afirma que era responsable de la Consejería de Salud pero no de la contratación del Sespa


OVIEDO, 26 (EUROPA PRESS)

El ex consejero asturiano de Salud durante el periodo de 2007 a 2011, José Ramón Quirós, ha comparecido este lunes en la comisión parlamentaria de investigación del Caso Marea, en la que ha asegurado que durante su cargo "el único jamón que recibió fue uno que le llegó en Navidad a casa y era del paralmento regional. "Fue el único que recibí, me molestó e indigno y quise devolverlo, me llegó a casa Quirós ha sido el segundo de los comparecientes citados para la jornada de este martes por parte de la comisión parlamentaria.

Ha asegurado que si hubiese sabido que había personal del Sespa que recibía regalos por parte de los empresarios implicados en la trama hubiese pedido que fuesen cesados. Así, ha destacado que en la Consejería tenían la orden de devolver cualquier regalo que llegase.

"Durante mi época de consejero nunca nadie me ofreció nada de nada, cuando fui director si me ofrecieron dos viajes para dar una conferencia de vacunas y me indignó tanto que nunca más me volvieron a ofrecer nada", ha dicho.

Quirós, que ha renunciado a hacer una declaración previa, ha respondido a preguntas de los grupos parlamentarios ha indicado que conoció los hechos que se investigan por la prensa y en su día cuando la consejera comentó en Consejo de Gobierno que habían descubierto un caso de irregularidades que se había puesto en manos de la Fiscalía.

Ha destacado que como consejero era el "máximo responsable de lo que se hacía en la consejería, de lo bueno y de lo malo, de los errores y de los aciertos y se exigía que firmase todos los contratos de su área, excepto los contratos menores", que eran responsables de las secretaria técnicas y de los directores generales.

Ha dicho que las secretarias que tenía son las mismas que continúan en el Gobierno regional y pueden dar fe de que las reuniones celebradas con empresas y entidades se celebraban en la Consejería. Respecto a las supuestas comidas celebradas con responsables de empresas.

"Yo era responsable de la Consejería no del Servicio de Salud, mis funciones venían reguladas por ley", ha dicho Quirós que ha insistido en que "ni tenía la función de contratación del Sespa ni de inspección del Sespa", aunque era responsable político de dicho organismo. "Yo soy responsable político de todo pero no eximo de la responsabilidad a los funcionarios", ha añadido.

Ante las preguntas de los grupos ha indicado que "ninguna de las personas que estaban bajo su responsabilidad celebraron reuniones fuera de la consejería de Salud, no se reunían con nadie en ninguna comida, no se por parte del Sespa", ha dicho Quirós.

A su juicio los contratos de la Consejería son adecuados, a pesar de que maneja más de 2000 al año, alguno de ellos de un euro, por lo que en su opinión lo que hay que hacer es poner a los mejores y más honestos en los puestos clave.

Ha indicado que el Caso Marea no es nada nuevo, y todo el mundo puede falsificar un documento "como hizo Marta Renedo". "Este caso lo que demuestra es que cuando hay una Renedo también hay una Ana Rosa -en referencia a Ana Rosa Migoya-- que la pilla y lo manda a la Fiscalía", ha dicho.

Sobre la ley de contratos ha asegurado que "conocía su mecánica pero no era su labor, ya que para eso tenía a su secretaria técnica y al equipo de contratación". "Mira si los funcionarios encargados de la contratación eran competentes que el siguiente Gobierno -de Foro Asturias-- los mantuvo o los ascendió", ha dicho.

DEFENSA DE SUS TRABAJADORES

El ex consejero ha defendido el trabajo desarrollado por la que entonces era gerente del Servicio de Salud, Elena Arias, nombrada por el mismo y ha asegurado que "sinceramente cree que Arias ha sido la mejor gerente de salud que ha tenido Asturias". Ha explicado que todos los directores generales que nombró había pasado un proceso selectivo y fueron elegidos por su capacidad laboral. "No escogí a la gente por su carnet, sino por su capacidad", ha dicho.

Ha negado además que el entonces subgerente del Sespa, Juan Ortíz, tuviese capacidad de compra, sino que "únicamente tenía capacidad de inventario y definía áreas concretas, estudiando la necesidad de dinero necesaria para el equipamiento del nuevo HUCA hasta los 95 millones".

"Ortiz era subgerente hasta 2008 y tenía bajo su responsabilidad inventariar con un grupo de funcionarios", ha añadido Quirós que ha destacado que "no suele preguntar a la gente con quien sale a cenar porque no era su función como consejero", por ello ha asegurado .

Ha reprochado la falta de prudencia a la hora de avalar un anónimo por parte del presidente de la Comisión, el diputado de UPyD, Ignacio Prendes, y ha asegurado que los altos cargos son personas que "respiran" y que sufren las consecuencias de esa falta de prudencia. "Esa sombra de sospecha daña a las personas y es censurable que la misma se haya potenciado por parte de un organismo como la Junta General", ha añadido.