Europa se viste de largo

BARCELONA Y VALENCIA. Son los dos primeros equipos españoles en participar; los catalanes, ante el Panathinaikos griego y los valencianos, ante el debutante Bursaspor. MADRID. Los blancos juegan mañana
EFE
Comienza una nueva edición de la Champions con el Barcelona y el Valencia debutando en el primer turno de la semana. Mañana lo hará el Real Madrid.

Sin tiempo de asimilar su inesperado tropiezo ante el Hércules en la Liga, el Barcelona debuta esta noche ante el Panathinaikos griego, un viejo conocido del conjunto azulgrana que siempre ha perdido en el Camp Nou.
Ésta será la tercera vez que el Panathinaikos visite el estadio del Barça en la máxima competición continental. Además, los culés han vencido siempre como locales a los conjuntos griegos. Por tanto, siguiendo las estadísticas, el Panathinaikos es el rival propicio para que el campeón español inicie la reconquista del título, la temporada en la que la final se disputará en el mítico estadio de Wembley, el escenario, aunque remodelado, en el que el Barcelona conquistó su primera Copa de Europa hace más de 18 años.

El Valencia quiere iniciar la fase de grupos con un triunfo a domicilio ante el debutante Bursaspor en un encuentro que se jugará con un ambiente muy intenso en el Atatürk Stadium de la ciudad de Bursa.

La experiencia del Valencia en competiciones europeas es superior a la del equipo turco, que disputa el torneo por primera vez, pero que llega al partido como líder de la Liga de su país y tras haber acabado por delante de los grandes clubes de Estambul (Fenerbahçe, Galatasaray y Besiktas) en el pasado campeonato.

Por ello, el Valencia viaja sin ninguna confianza, pero seguro de que una victoria en su debut en el torneo, tras dos años de ausencia, le daría consistencia de cara a los encuentros que debe disputar a continuación ante rivales teóricamente más potentes como el Manchester United o el Glasgow Rangers escocés.