Europa retiene la Ryder gracias a una ĂŠpica remontada

Tras finalizar el sĂĄbado con un marcador de 10-6, la desventaja supuso una motivaciĂłn extra para el equipo del 'Viejo Continente'

El equipo europeo de la Ryder Cup ha conseguido adjudicarse el tĂ­tulo en la 39Âş ediciĂłn, celebrada desde el viernes en Medinah (Chicago), gracias a un putt final del alemĂĄn Martin Kaymer tras una jornada dominical en la que el conjunto capitaneado por el espaĂąol JosĂŠ MarĂ­a OlazĂĄbal estuvo soberbio.

Tras finalizar el sĂĄbado con un marcador de 10-6, la desventaja supuso una motivaciĂłn extra para el equipo del 'Viejo Continente', que apelĂł al espĂ­ritu de Severiano Ballesteros para firmar una remontada histĂłrica, algo que sĂłlo habĂ­an conseguido los americanos en 1999.

En aquella ocasiĂłn fue como local, algo que aĂąade mĂĄs mĂŠrito al equipo europeo. Las victorias, en los partidos individuales de Martin Kaymer --la decisiva--, de Sergio GarcĂ­a, que fue clave para voltear el marcador, y de los incombustibles Ian Poulter, Luke Donald, Justin Rose y Paul Lawrie, sentenciĂł el 13-14 que garantizaba el ĂŠxito.

OlazĂĄbal fue muy inteligente al comienzo del dĂ­a. El vasco puso toda la carne en el asador sacando de inicio a Poulter, que estuvo sensacional. El inglĂŠs derrotĂł a Webb Simpson por 2 arriba y completĂł las dos primeras victorias para Europa tras el punto de Luke Donald, que hizo hincar la rodilla al mismĂ­simo Bubba Watson.

Con el 10-8 en el marcador la jornada tomaba un cariz bien distinto, sobre todo porque la trayectoria de los europeos era mĂĄs que ascendente. Vestidos de azul marino y blanco --los colores que inspiraron al gran Severiano Ballesteros-- Europa comenzaba a creer en la remontada, aunque seguĂ­a siendo una montaĂąa muy difĂ­cil de escalar.

Los vigentes campeones tenĂ­an guardado otro as bajo la manga. Rory McIlroy y Justin Rose certificaban lo que parecĂ­a imposible. Sus victorias ante Keegan Bradley y Phil Mickelson, respectivamente, con dos 'putts' exquisitos en el tramo final, cambiaron el guiĂłn de la Ryder, que ganaba en emociĂłn a medida que se alcazaban los hoyos decisivos.

Fue entonces cuando Paul Lawrie --con 5 y 3-- seguĂ­a aĂąadiendo motivos para creer en la victoria pese a la derrota, ipso facto, del belga Nicolas Colsaerts, la revelaciĂłn del viernes, y del norirlandĂŠs Graeme McDowel. Zach y Dustin Johnson encaminaban la Ryder a un final de infarto, con Kaymer, GarcĂ­a y Woods, entre otros, como protagonistas.

SERGIO GARCÍA, CLAVE EN LA REMONTADA
LlegĂł el momento de Sergio GarcĂ­a, que aguantĂł a la perfecciĂłn al 'local' Jim Furyk y demostrĂł sus galones en los tres Ăşltimos golpes. El americano la mandĂł al bĂşnker en el 18 y el castellonense, con mucha sangre frĂ­a, estableciĂł el 12-13, la constataciĂłn de que mantener la Ryder Cup era mĂĄs que posible.

Dufner devolviĂł las tablas, pero de los tres partidos que restaban, Europa tenĂ­a ventaja en dos. El horizonte sonreĂ­a al equipo europeo, que acariciaba lo que parecĂ­a utĂłpico en la maĂąana del domingo. Primero fue Lee Westwood, que se impuso por 3 y 2 a Matt Kuchar, y despuĂŠs todo quedaba en manos de Martin Kaymer.

El alemĂĄn, que ha tenido un aĂąo horrible --e incluso el sĂĄbado estuvo desaparecido-- mantuvo un duelo vibrante con Steve Stricker, quien le obligĂł a meter un 'putt' decisivo. La presiĂłn no le pudo al germano --campeĂłn de la PGA en 2010-- para cerrar una jornada de ensueĂąo.

En el duelo restante, Woods --a falta del Ăşltimo hoyo-- compartiĂł el punto con el italiano Molinari, de tal forma que la victoria fue redonda y completa. El californiano, que sigue negado en la Ryder, concediĂł el 'putt' a su oponente para dejar el definitivo 13,5-14,5.

OlazĂĄbal, con lĂĄgrimas en los ojos, mirĂł al cielo para dedicar la victoria a su maestro y mentor: Severiano Ballesteros, quien ya saboreĂł la Ryder como capitĂĄn en 1997. Hoy esa Ăşltima bola de Kaymer seguro que estuvo dirigida desde el cielo de PedreĂąa.