Eugenia Martínez de Irujo de vacaciones, sin José Coronado

Eugenia ha decidido dedicarle parte de su tiempo a su hija Tana antes de que comience el periodo escolar.

Eugenia Martínez de Irujo es la viva imagen de la felicidad. Después de los duros momentos vividos tras la muerte de su madre, la duquesa de Alba el pasado mes de noviembre, ha vuelto a sonreír y el responsable no es otro que José Coronado, que ha conseguido con su corazón vuelva a latir con fuerza.

 

La pareja comenzó a salir en primavera y, a pesar de saberse perseguidos por sus respectivas facetas de personaje rosa, han decidido que ya no tienen por qué esconderse. Sobre todo José, quien siempre ha mantenido con la prensa una relación excelente y prefiere vivir con naturalidad todos y cada uno de los noviazgos que ha mantenido.

 

Mientras que el consagrado actor continúa volcado en el rodaje de su última película El hombre de las mil caras, de Alberto Rodríguez, antes de retomar la grabación de la nueva temporada de la exitosa serie El Príncipe, Eugenia ha decidido dedicarle parte de su tiempo a su hija Tana antes de que comience el periodo escolar.

 

En este setido, la Duquesa pasó la tarde de ayer en alta mar. Al caer la tarde, junto a su hija Tana, su hermano Fernando y demás asistentes regresaban a puerto regresaban a puerto. Siempre a la última y fiel a su estilo moderno y desenfadado, la diseñadora eligió un vestido de estilo ibicenco semitransparente que dejaba entrever su minúsculo bikini blanco. Y es que poco a poco va recuperando su figura, tras las imágenes de meses atrás en las que lucía una preocupante delgadez.