ETA, lo mismo de siempre sin dejar de matar

 
Los terroristas de ETA quieren contar con un protagonismo extra añadido a su autoría del último asesinato de un gendarme en París, con un nuevo comunicado tan ambiguo como los anteriores pero en el que no se hace referencia a la principal exigencia que le hace la ciudadanía: que abandonen las armas y la extorsión y que utilicen los medios que la democracia pone a su alcance para defender sus objetivos y sus ideas, pero con la palabra y el diálogo, nunca con las balas. Poco ha sorprendido el nuevo posicionamiento público de unos terroristas que siguen sin abandonar la violencia, la principal premisa que se les debe exigir. Con un rechazo unánime de todos los partidos democráticos a este nuevo posicionamiento público, ETAparece estar más perdida que nunca, haciendo referencia a los mismos temas manidos de siempre que utilizan como excusa para matar: represión, recorte de derechos, presos vascos... nada nuevo. Si, como indica la banda terrorista, está dispuesta a dar los pasos necesarios en el camino del cambio político, debería empezar por dejar las armas y apostar por el diálogo, un hecho que obvia en esta última declaración, arremetiendo directamente contra el ministro de Interior y contra el Gobierno de Zapatero, responsabilizándole de cerrar las puertas a una solución democrática. Los terroristas se olvidan, otra vez, de que son ellos con sus métodos antidemocráticos los que cerraron hace mucho tiempo cualquier vía que no sea la de pagar por sus crímenes.