“Estos 6 años en Salamanca han sido un regalo; estoy muy agradecido”

Subdelegado defensa salamanca detail

El coronel José María Díez García abandona la subdelegación de Defensa de Salamanca tras cumplir un prolífico mandato de 6 años en el que ha logrado la certificación de calidad y dar más a conocer la labor de las Fuerzas Armadas. Además, pone punto y final a 40 años de servicio a España.

 

SALIDA DE FUTURO

 

‘DEFENSA’ DE LAS FUERZAS ARMADAS: “Es muy sencillo porque la Constitución, ratificada por los españoles, recoge dos artículos (8 y 30) que definen a la perfección su función. Defender la integridad del país y el derecho de defender a España. El gobierno ha establecido que alguien debe realizar estas funciones como la defensa de la integridad territorial. Explicarlo es fácil; convencer de la necesidad de las Fuerzas Armadas ya sería más complicado, pero hay muy pocos países que no tengan un Ejército. Eso sí, si alguien no lo admite… eso no se puede evitar”.

 

EJÉRCITO, ¿SALIDA PROFESIONAL?: “Creo que es una salida profesional para los jóvenes y aquí gestionamos todas las instancias. El número de solicitudes es elevado ya que Salamanca es la segunda provincia de Castilla y León en tropa profesional. Es una salida más, como otra cualquiera. Cada año sale el mismo número de plazas en España, entre 3.000 y 3.500 en tropa profesional, además de suboficiales, en dos convocatorias, que es el procedimiento de los últimos años. Y en Salamanca tiene gran aceptación con unan tradición militar arraigada con la base de Matacán y el Regimiento de Ingenieros”.

 

Dicen que el final de una cosa es solo el pistoletazo de salida hacia algo nuevo y, si esto es así, José María Díez García comienza una nueva vida, que girará 180 grados dejando atrás 40 años de servicio a España, a su pasión… a las Fuerzas Armadas, que tantas satisfacciones personales y profesionales le han dado.

 

La subdelegación de Defensa de Salamanca tendrá nuevo inquilino después del mandato de seis años del coronel José María Díez García, alguien que soñó con surcar los aires allá en su época de Teniente pero que vio cómo sus éxitos profesionales llegaron con los pies en la tierra. Quien sabe, quizá nunca sea tarde para cumplirlos… los sueños, claro.

 

Leonés de nacimiento (4 marzo, 1953) y vallisoletano de adopción (allí pasó la mitad de su carrera profesional) ha despedido su trayectoria en la provincia que vio nacer a su esposa, a la que agradece su continuo sacrificio, devolviendo muchos recuerdos y con el firme propósito de ser “más doméstico” a partir de ahora, momento en el que verá, haciendo honor a la tradición de Salamanca, los toros desde la barrera.

 

UNA VIDA EN 9 PINCELADAS

 

BALANCE: “El balance es bastante positivo en estos seis años. Creo que hemos cumplido los objetivos asignados como es el hecho de haber logrado la certificación de calidad, premisa fundamental, que se ha implantado poco a poco. También quiero destacar las buenas relaciones mantenidas con todas las instituciones de Salamanca. Todo ello ha sido muy provechoso. Ahora, queda camino por hacer y seguir avanzando en el apartado de la certificación de la calidad, que no dudo que el coronel entrante lo mejorará”.

 

SU LEGADO: “Sin pecar de soberbia, exceso de humildad o falsa modestia, me gustaría destacar que las instalaciones son muy buenas y funcionales, diseñadas para cumplir con las funciones encomendadas. La plantilla era amplia cuando llegué y las condiciones para iniciar esta andadura eran las ideales. No en vano, las exigencias para la certificación de calidad demandaban alguna reforma en diferentes planes que han llevado modificaciones. En cuanto al personal, hemos sufrido una racionalización importante, perdiendo más o menos un 40% del personal civil y militar en este periodo de tiempo, pero el rendimiento ha seguido al máximo gracias al esfuerzo y dedicación de todos. Esto, unido a la gestión y los avances informáticos han suplido esta falta de personal”.

 

ORGULLOSO DE ESTA ETAPA: “La mayor recompensa que uno puede tener es la satisfacción del deber cumplido… pero creo que si estoy orgulloso de algo es de las buenas relaciones mantenidas con las instituciones y el pueblo salmantinos, además de haber acercado y dado a conocer la labor de la subdelegación de Defensa. Esto hace que esté satisfecho, como institución y persona. Y la certificación de calidad, claro”.

 

coronel jose maria diez defensa

(Fotos: Chema Díez)

 

¿ALGO EN EL DEBE?: “No hay tiempo suficiente para hacer todo lo que uno quiere pese a mis 40 años de profesión que, aunque parezca mucho, siempre hay cosas que uno no puede realizar. Y voy a contar una anécdota. Tengo una espina clavada porque cuando decidí ser militar, mi gran ilusión era volar, ser piloto… y me presenté a la academia del aire, pero no tuve suerte e ingresé en el Ejército de Tierra, lo que no me ha supuesto ninguna frustración, que quede claro. Aquí se han visto colmadas mis satisfacciones en la rama de caballería, pero sigo llevando esa espina porque en Tierra también se puede volar… Éste es mi pequeño hándicap”.

 

TRABAJADORES: “Todos son unos grandes profesionales, dominan la normativa y sus cometidos y me siento muy orgulloso de haber contado con ellos durante estos seis años”.

 

SU ETAPA EN BOSNIA: “Tuve el orgullo de participar en una misión de paz en Bosnia-Herzegovina durante seis meses en la base del aeropuerto de Mostar, en apoyo logístico a una agrupación táctica desplegada en la zona”.

 

SALAMANCA, SU ADIÓS: “Estos han sido mis seis últimos años en activo y no podía haber encontrado un destino más gratificante; así lo esperaba y lo he ratificado. He aprendido muchas cosas que no sabía y he hecho grandes amistades, que es lo que tiene gran valor. Me llevo un gran recuerdo de Salamanca y, además, algo me atrae porque mi mujer es salmantina”.

 

CUATRO DÉCADAS DE SERVICIO: “Casi 40 años de trayectoria profesional. No ha sido una vida fácil y cómoda, pero sí tengo que reconocer que he tenido mucha suerte y todos los destinos los he elegido yo y me los han dado. Y este último, el de Salamanca ha sido una última recompensa, un regalo, porque después de 33 años de servicio, se pasa a situación de reserva y no siempre hay un destino. Casi se pasa al retiro… pero yo prorrogué esos años en seis y ha sido un regalo. Estoy muy agradecido a las Fuerzas Armadas”.

 

TOROS DESDE LA BARRERA:Después de seis años en Salamanca, provincia de gran tradición taurina, veré los toros desde la barrera… estoy mentalizado porque sabía que este momento iba a llegar y sabía cuándo. La vida me va a dar un giro de 180 grados y habrá que dosificar el tiempo libre y dedicarme a algo que siempre te queda por hacer. Me gusta el deporte, los idiomas e intentaré dedicarme más a la lectura, asignatura pendiente. Pero, después de 40 años de servicio, que han supuesto un sacrificio familiar, especialmente a mi mujer por mis ausencias en tiempo y espacio, intentaré ser algo más doméstico, no porque me domestiquen a los 63 años (bromea) pero, sí intentaré ser más familiar”.

 

Su vida profesional ha pasado por numerosos puntos de la geografía nacional. Desde su entrada en la academia de Zaragoza, pasando por León (su tierra natal), Vitoria, El Talar (Lérida), Valladolid (donde ha pasado 20 años de su vida profesional), Burgos o Salamanca, donde terminan 40 años de servicio a España, pero solo para dar el pistoletazo de salida hacia algo nuevo. Su nuevo destino, la vida…

 

Noticias relacionadas

Comentarios

Gracias 13/07/2016 01:23 #1
Un gran hombre al servicio de lo público, serio e íntegro, un ejemplo a seguir

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: