Esto sí que es tocar la zambomba

La noche del sábado 29 de diciembre Candeleda se llenó de hogueras, calderos y zambombas para rondar a la manera tradicional por las calles del casco histórico de la localidad del Tiétar. Lo que más llamó la atención fue la zambomba más grande del mundo, que llenó de  sonido y curiosos la noche gélida

Con bajas temperaturas los candeledanos y visitantes desafiaron al frio saliendo a las calles del pueblo a rondar en el festival Retumbaleda, organizado por la Asociación Cultural Pedro Vaquero y financiado por el Ayuntamiento de Candeleda.

 

En esta ocasión ha sido amenizado con lumbres en parte del recorrido por el casco, las dos más grandes situadas en la Plaza Del Castillo, donde al finalizar el recorrido todos cantaron juntos y disfrutaron de chocolate con churros repartido por el consistorio de la localidad.

 

En esta edición se contó con la presencia de la Asociación de Mujeres Renovación de Carpio de Tajo,  el grupo Arrabal de Madrid, los Pastores de Casavieja y varios grupos candeledanos, entre ellos los alumnos del taller de calderos que se imparte a través del ayuntamiento, al que acuden muchos niños de la localidad que acompañaron a una gran zambomba de más de dos metros construida por un grupo de chicos del pueblo.

 

Mayores y pequeños, candeledanos y visitantes, disfrutaron de los cantes y repliques de calderos durante una noche mágica gracias a la gran participación de la gente para seguir continuando con las tradiciones de los antepasados.

 

La zambomba más grande del mundo

 

Para esta edición, y con el objetivo de potenciar los instrumentos tradicionales, una carpintería y varios amigos decidieron construir la zambomba más grande del mundo.

 

Con una altura de 2 metros, un diámetro de 1,25 metros y una longitud de circunferencia de 4,8 metros. La presentación de este instrumento fue lo que más llamó la atención de todo el recorrido.