“Este resultado seguro que va a incomodar a muchos rivales”

Exhausto por la tensión, por el calor, por la emoción, el técnico de la Unión Deportiva Salamanca valoraba el duelo: “Ha sido un partido de poder a poder. Sabía que era un encuentro que podía ser una trampa y, de hecho, lo ha sido. Han jugado al límite, me han gustado y creo que no habrían descendido si hubieran jugado con esta intensidad y este nivel porque han hecho muy buen partido y nos obligaron a nosotros a jugar de una manera titánica por momentos”, señaló Jorge D’Alessandro.
T. S. H.

El técnico elogió a su equipo por sacar adelante un choque con circunstancias tan complicadas. “Han sido 95 minutos jugados de poder a poder, es mérito total de los dos equipos porque no se puede jugar a esta hora, lo denuncio”.

Interpelado sobre si en el choque quizás hubo más concesiones defensivas que en duelos anteriores, concediendo oportunidades al rival, D’Alessandro también recordó las de la UDS. “También las tuvimos. Hubo un momento que pudimos tener el 0-4. Repito que el partido ha sido jugado de poder a poder, ellos también jugando las bazas, buscando la ventaja numérica por banda. Fue un partido con muchísimas ocasiones de gol. Es verdad que había mucho nerviosismo porque sabíamos que no podíamos fallar aquí pero el mérito fue tremendo”.

Recordó las ocasiones que se perdieron en la primera mitad. “Tuvo Linares dos y otra Perico, que se hizo un paradón el portero. Ellos también tuvieron dos pero repito que ellos creo que han jugado uno de los mejores partidos de la temporada, no sé por que motivo. Quizás porque sea la despedida de su público”, irónizo. Se le preguntó al entrenador si en algún momento temió por la victoria. “Después del penalti, hubo jugadas de ciertas imprecisiones pero hoy es el día del perdón. No se puede exigir más porque el equipo se ha matado. Hemos luchado contra el clima, frente a un rival hipermotivado y hemos marcado dos goles fuera de casa. No ha sido el mejor partido pero sí bueno”.

Al final del encuentro se le pudo ver saliendo como exhalación hacia el árbitro para evitar que le mostrara la cartulina amarilla a Salva, que él pensaba era la quinta y le impediría jugar ante el Betis. “Por eso me iba cabreado porque quería que estuviera ante el Betis porque sino me quedaría sin gente de creación”.

Había que ganar y se hizo. “Totalmente y ‘¡de qué forma! Se ha luchado, todos han cumplido”. Cuando él habló ya algunos encuentros habían comenzado pero no quería especular con resultados. “Lo importante somos nosotros pero lo que sí tengo claro es que este resultado va a incomodar mucho a todos. Había mucha gente pendiente, como mínimo ocho o diez equipos pendientes de este resultado”, finalizó el entrenador de la Unión Deportiva Salamanca.