Este año, podría registrarse una caída de las emisiones mundiales de CO2

Foto: Europa Press (Josefina Blanco)

Las emisiones de dióxido de carbono globales anuales de combustibles fósiles podrían caer ligeramente en 2015, según un informe del 'Global Carbon Project'. Estas caídas son, no obstante, más comunes en periodos de crisis económicas.

Un informe del 'Global Carbon Project' arroja sorprendetes resultados que contrastan con el rápido crecimiento de las emisiones antes de 2014, lo que subraya la necesidad de adoptar medidas para estabilizar y reducir de manera permanente las emisiones globales de CO2, concluyen los investigadores. Según el informe, las emisiones de dióxido de carbono globales de combustibles fósiles habrían descendido en 2015, alrededor de un 0,6 por ciento de bajada.

 

El año pasado, las emisiones mundiales de CO2 procedentes de los combustibles fósiles y la industria creció solo un 0,6 por ciento, lo que indica una desaceleración año a año. La proyección para 2015 revela un segundo año de crecimiento lento o incluso una pequeña disminución de las emisiones globales, como se revela en un artículo que se publica este lunes en la revista 'Nature Climate Change', con datos detallados facilitados de forma simultánea en la revista 'Earth System Science Data'.

 

La investigación revela que las emisiones podrían disminuir un 0,6 por ciento este año. Aunque la reducción de las emisiones ha ocurrido previamente durante los periodos de crisis económica, los investigadores indican que ésta sería la primera caída en un periodo de fuerte crecimiento económico global.

 

Corinne Le Quéré, Directora del Centro Tyndall,  que dirigió el análisis de datos, dijo: "Estas cifras no son típicas de la trayectoria de crecimiento vista desde el año 2000, en el que el crecimiento anual de las emisiones fue de entre 2 y 3 por ciento. Lo que estamos viendo es que las emisiones parecen haberse estancado e, incluso, podrían disminuir ligeramente en 2015", señala la profesora Corinne Le Quéré, directora del Centro Tyndall de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido.

 

"Pero es importante recordar que nuestra proyección para el 2015 es una estimación y siempre habrá un margen de incertidumbre. En este caso, la proyección de 2015 va desde una disminución global de las emisiones de hasta el 1,5 por ciento o, en el otro extremo del espectro, un pequeño aumento del 0,5 por ciento". 

 

La proyección para 2015 se basa en los datos de consumo de energía disponibles en China y Estados Unidos y en el crecimiento económico pronosticado para el resto del mundo. "La disminución prevista es en gran parte por la disminución del uso del carbón en China, impulsada por su ajuste económico", señala la pofesora Le Quéré. 

 

"Que un crecimiento más lento de las emisiones globales se mantenga depende del uso del carbón en China y en otros lugares y de dónde proceda la nueva energía. En 2014, más de la mitad de las nuevas necesidades de energía en China se obtuvo a partir de fuentes renovables, como la hidroeléctrica, la nuclear, la eólica y la energía solar", detalla. 

 

La investigación muestra que los mayores contribuyentes a las emisiones globales en 2014 fueron China (27 por ciento), Estados Unidos (15 por ciento), la Unión Europea (10 por ciento) e India (7 por ciento). "Hemos visto un crecimiento mundial más lento del petróleo en 2014 y más rápido en cuanto a energías renovables. Las capacidades de la eólica y solares vieron aumentos récord en capacidad el año pasado y están en el camino de ser aún mayores en 2015", afirma el profesor Robert Jackson, de la Universidad de Stanford, director del artículo de 'Nature Climate Change'.

 

Le Quéré añade: "Con dos años de crecimiento atípico de las emisiones, parece que la trayectoria de las emisiones mundiales podría haber cambiado temporalmente. Es poco probable que las emisiones hayan alcanzado su punto máximo para bien. Esto se debe a que las necesidades de energía para el crecimiento de las economías todavía dependen principalmente del carbón y las disminuciones de emisiones en algunos países industriales siguen siendo modestas".

 

"Las emisiones globales deben disminuir a cerca de cero para lograr la estabilización del clima. Todavía estamos emitiendo grandes cantidades de CO2 al año, de alrededor de 36.000 millones de toneladas de combustibles fósiles y sólo la industria. Hay un largo camino hasta llegar cerca de cero emisiones", insiste.

 

"La noticia de hoy es alentadora, pero los líderes mundiales en COP21 [la Conferencia del Clima de la ONU en París] necesitan ponerse de acuerdo sobre las sustanciales reducciones de emisiones necesarias para mantener el calentamiento por debajo de dos grados centígrados. Y a pesar de la ralentización de las emisiones de CO2 a nivel mundial, la cantidad de CO2 en la atmósfera ha alcanzado ahora 400 partes por millón, su nivel más alto en al menos 800.000 años", alerta Le Quéré.