"Están estirando demasiado el chicle y se puede romper"

El Sindicato Médico de Salamanca se ha reunido esta mañana para acordar las medidas que se van a tomar sobre la reducción de guardias y otros recortes

El Sindicato Médico de Salamanca (CESM) se ha reunido esta mañana a las 8.30 horas en el salón de actos del hospital Clínico para valorar las medidas que el colectivo médico va a tomar contra los recortes previstos por la Administración.

El responsable sindical en la provincia de Salamanca, Jesús Arcaya, explicó a este diario que tienen "un mes antes de que entren en vigor los recortes, por lo que vamos a proponer intervenir como sindicato médico e informar de cómo nos va a afectar".

"Queremos negociar con la Administración porque pensamos que podemos influir en varios aspectos", añade. Algunos de los puntos más polémicos son la reducción de guardias de los servicios de Hematología, Análisis Clínico, Psiquiatría, Protección Radiológica y Traumatología, aunque todo parece indicar que también habrá ajustes en los servicios de Oftalmología, Otorrinolaringología, Anestesia y Oncología. "Hay que aquilatar dónde y cómo se pueden hacer", dice Arcaya.

Por otro lado, el colectivo médico también sufrirá un recorte de sus incentivos premios y complementos de las nóminas.

Para tratar todos estos temas, el CESM asistirá el 18 de enero a unas jornadas en Valladolid a las que se ha invitado a los consejeros de Sanidad y hacienda para tratar de negociar.

Recogida de firmas como protesta

Los médicos también están dispuestos a recoger firmas para protestar. "Queremos que estas medidas no recaigan solo sobre el colectivo médico, sino en todo el sanitario. De hecho pensamos que hay otros sitios de la administración donde es más fácil recortar dentro de la Sanidad", dice Jesús Arcaya. "Estos recrtes afectan básicamente al estado del bienestar, los médicos tenemos un límite y llevamos ya dos años con el salario congelado. Por estas razones, el servicio se resiente y los médicos pueden dejar la medicina pública e irse a la privada o incluso al extranjero. Están estirando demasiado el chicle y se puede romper", sentencia Arcaya.