"Estamos sufriendo una involución de derechos para las mujeres que no debemos permitir"

El PSOE presentará dos mociones en el Pleno de mañana sobre la reforma laboral y el día de la mujer

Los concejales socialistas en el Ayuntamiento de Salamanca, Enrique Cabero y Soledad Murillo, han desvelado esta mañana las dos mociones que mañana presentarán en el Pleno municipal sobre la reforma laboral y el día internacional de la mujer.

Enrique Cabero ha asegurado que pedirán al grupo popular "que inste al Gobierno a su retirada para que pueda tramitarse una nueva con sindicatos y asociaciones empresariales". Según el socialista, debe buscarse "una reforma pactada que cuente con el apoyo de todos. Las reformas impuestas no logran los resultados esperados".

Cabero espera que no "se eliminen los derechos de los trabajadores, que no se rompan los consensos básicos que establecieron el estatuto de los trabajadores en 1980 y que no se reduzcan drásticamente los derechos de los trabajadores abaratando el despido".

"Preocupación y perplejidad" en un país que fue "referencia en materia de igualdad"

En cuanto al día internacional de la mujer trabajadora, Soledad Murillo ha reconocido que lo afrontan "con preocupación y perplejidad. Hasta ahora hemos sido un país referencia mundial en materia de igualdad gracias a las leyes existentes, que son de obligado cumplimiento, frente a los planes actuales que dependen de las $administraciones y los presupuestos que se tengan", ha subrayado Murillo.

La concejala socialista ha asegurado que desde el PSOE tienen varias preocupaciones que comienzan por la "disminución del estado del bienestar, que lo pagarñan las mujeres" al alejarse más del mercado de trabajo. Murillo criticó sobre todo "las horas extras de los contratos parciales, que están ocupados en un 80% por mujeres" y "la falta de reconocimiento del tiempo de cuidado".

Además, Soledad Murillo ha criticado con dureza hablar de "corresponsabilidad en lugar de conciliación", ya que según su propia opinión "estamos sufriendo una involución de derechos para las mujeres en España que no debemos permitir". Sobre las polémicas palabras del ministro Gallardón, relacionando el aborto con una violencia estructural contra la mujer, Murillo apuntó: "Hablar de violencia" en este sentido "es criminalizar el aborto", ha dicho.