“Estamos jugando con muchas vidas, no estamos haciendo botes de cerveza”

Los sindicatos sanitarios denuncian los recortes que anunció ayer la Junta

Los sindicatos de sanidad de Castilla y León se han manifestado hoy en la entrada del Hospital Virgen de la Vega en contra de los recortes anunciados ayer por la Consejería de Sanidad respecto a los profesionales sanitarios dependientes de la misma, pues supone una bajada del sueldo mensual de 25 euros de media y la pérdida de la paga de productividad anual que se venía cobrando en los meses de julio y agosto por la consecución de los objetivos propuestos por la Administración Sanitaria.

Esto supone una nueva pérdida de poder adquisitivo de los enfermeros del SACYL que ven como cada anuncio que se hace o desde el Gobierno central o del Autonómico, conlleva una pérdida de sueldo.

SATSE, UGT, CCOO, USO, CSI-F, SAE, fueron algunos de los sindicatos que acudieron a la concentración y estiman que el recorte anunciado ayer en la Mesa Sectorial “es una bajada del sueldo de los profesionales sanitarios, además de un engaño hacia los mimos, pues se anula la paga de productividad anual que se percibe por el cumplimiento de objetivos, como la reducción de lista de espera”.

Paco Román, responsable de USO, apuntó que se trata de un nuevo recorte anunciado por la Junta, por lo que sólo va a afectar a Castilla y León, y pide al gobierno Autonómico que después de las movilizaciones retome esta serie de medidas y piense en recortar de otros sitios, como en el sueldo de los altos cargos.

""

El portavoz de los sindicatos, Paco Román, también señaló que la situación actual es lamentable y que algunos profesionales sanitarios tienen que estar hasta 12 horas algunos días, trabajando para reducir costes. “Estamos jugando con vidas, no estamos haciendo botes de cerveza”, apuntó Román.

Las medidas afectan a todos los trabajadores sanitarios y de forma anual los enfermeros perderían entre 400-500 euros, los médicos 1.200 y celadores casi 40 euros al mes.

Desde esta plataforma sindical tienen prevista una huelga general de la enfermería de Castilla y León para el 26 de septiembre, pues es la única forma de demostrar la indignación y el rechazo que produce al colectivo todos los recortes que se están llevando a cabo y que están repercutiendo en la calidad asistencial y también y de forma importante en las economías personales y familiares.