Estambul: ¿tierra prohibida?

Gemelos y Quigley en el partido disputado en Würzburg, en el que Kobryn aun era jugadora del equipo turco

Perfumerías Avenida disputa el último partido a domicilio en el lugar más inaccesible hasta ahora de la competición. El Ulker Arena es un fortín en el que Fenerbahçe no ha caído en esta Euroliga así que el reto es mayúsculo. 

Cada jornada que pasa Perfumerías Avenida agota sus opciones de seguir compitiendo en Europa. No le queda otra después de una primera vuelta que no le fue favorable con demasiados partidos lejos de Würzburg que acabaron pasando factura a un equipo que inició la Euroliga con poca experiencia en su plantel.

 

Ahora el equipo llega más curtido a este tramo final en el que la cita de Estambul está marcada con una cruz que la define como casi imposible por aquello de la entidad del rival, Fenerbahçe, y de su papel en la presente edición. Lejos de generar alguna de las dudas que acompañan a los 'gigantes' durante las liguillas -suelen desaparecer en los cruces-, el equipo turco se ha mostrado como el más regular de los favoritos. De los once partidos disputados ha ganado diez, todos desde la primera jornada en la que Kursk le superó.

 

Desde entonces diez victorias basadas en su talento ofensivo incontestable repasando los nombres que jalonan su plantilla y, sobre todo, en una solidez defensiva que le ha convertido en el conjunto que menos puntos encaja por partido, 59

 

Es previsible además que el conjunto otomano espere a Perfumerías Avenida precavido porque en Salamanca fue en una de las pistas donde tuvieron que 'sudar' para sacar el partido adelante, así que están sobre aviso.

 

El equipo de Alberto Miranda tendrá que exprimirse si eso es posible teniendo en cuenta las circunstancias y es que a la dificultad del rival hay que sumarle los problemas que tuvo Avenida para llegar a Estambul, con madrugón, cancelación de vuelo, horas de espera en el aeropuerto, para acabar viajando pero con aterrizaje más tarde de lo normal a la ciudad donde además, por aquello del tráfico infernal, le fue imposible llegar a tiempo para entrenar. 

 

Una odisea que a la hora de saltar a la pista hay que dejar atrás. Lo bueno es que el equipo está en buena dinámica con Alana Beard y Ewelyna Kobryn, que se reencuentra con el club que dejó hace unas semanas, perfectamente integradas ya en el grupo y empezando a ofrecer lo que se espera de ellas. 

 

Es muy difícil ganar en 'tierra prohibida' pero nadie en el equipo azul renuncia a intentar una victoria que tendría doble valor en su lucha. En Estambul estuvieron a punto de dar la campana ante Galatasaray y ahora toca intentarlo ante Fenerbahçe donde deberá aparecer la mejor defensa posible y, además, tendrán que ser 40 minutos constantes de trabajo. Si no, será imposible. 

 

El encuentro comenzará a las 19.00, horario peninsular