Estambul se presenta ante el COI como un "tapiz de diversidad"

Han prometido "cero tolerancia" con las trampas y los caminos rápidos en un "programa agresivo contra el dopaje".

La presentación de la candidatura de Estambul ante los miembros del COI que votarán en las próximas horas qué ciudad organizará los Juegos Olímpicos y Paralímpicos del año 2020 ha hecho especial hincapié en su carácter como "extraordinario tapiz cultural y en la celebración de la diversidad", con musulmanes, cristianos y judíos, que les permite "vivir en paz" como cruce de caminos entre Europa y Asia y ser "un ejemplo para el futuro".

 

Los nueve representantes de la candidatura responsables de la presentación han lanzado en su intervención un mensaje de tranquilidad y confianza con las protestas antigubernamentales de fondo y la guerra en la vecina Siria. La misma línea se ha seguido en lo referido al dopaje, asunto para el que han prometido "tolerancia cero", además de hacer un guiño en todo momento a los jóvenes, la generación del futuro.

 

Una de las intervenciones más esperadas ha sido la del primer ministro, Tayyip Erdogan, recién aterrizado de la reunión del G-20, celebrada en San Petersburgo. El turco se ha dirigido a los miembros del COI en su idioma --los demás lo hicieron en inglés-- en un discurso en el que ha puesto en valor el espíritu olímpico presente en la forma de ser de Estambul, y la apuesta por la unión. "Los aros olímpicos nos unen en solidaridad", ha afirmado.

 

"Con su decisión se puede escribir un nuevo capítulo en el olímpismo para un mundo que necesita esperanza. Es el momento para Estambul", ha defendido ante los miembros del COI el líder de la candidatura, Hasan Arat.

 

A las 9.01 horas comenzaba puntualmente la presentación turca en Buenos Aires para seguir estrictamente el calendario marcado, de 45 minutos de exposición más el turno de preguntas. Será seguido por Tokio y Madrid. Arat ha tomado la palabra para subrayar que la de Estambul es la historia de una ciudad que, durante siglos, ha sabido conectar personas y culturas. Ahora aporta "certidumbre y una oportunidad para una nueva Turquía".

 

"PROGRAMA AGRESIVO CONTRA EL DOPAJE"

 

Vestido de azul oscuro, color oficial de la delegación, el profesor Ugur Erdener, miembro del COI y con imposibilidad de votar en la elección de las próximas horas, ha puesto el acento en "el programa agresivo contra el dopaje". Ha prometido "cero tolerancia" con las trampas y los caminos rápidos.

 

La emoción ha sido la correa de transmisión de los cuatro vídeos presentados por la candidatura, en los que han jugado permanentemente con el cruce de caminos entre Europa y Asia. También la identidad cultural de una ciudad, que mezcla la tradición y la historia, con la Mezquita Azul de fondo, el Gran Bazar o los derviches, con la promesa de la juventud teniendo en cuenta que la metropoli se caracteriza por tener una de las poblaciones más jóvenes del mundo.

 

Precisamente los jóvenes han sido los protagonistas de uno de los vídeos. Algunos de los entrevistados han subrayado el "increíble modelo de coexistencia entre Europa y Asia", su "apertura de mente" y la posibilidad, si Estambul se convierte en olímpica en el año 2020, de "ver la cultura musulmana de una forma diferente". Tampoco se han olvidado en los videos de las otras dos candidaturas en liza al sacar la imagen de banderas españolas y japonesas en un estadio repleto de jóvenes.

 

FORTALEZA DE LA ECONOMÍA TURCA

 

La economía también ha hecho acto de presencia en la presentación turca al ser uno de sus puntos fuertes. Como ha explicado el ministro de Finanzas, Ali Babacan, al apostillar que "se prevé que la economía de Turquía sea la de más rápido crecimiento de futuro", a lo que ha unido que "se ha triplicado la renta per cápita" en los últimos años y que cuentan con "una de las tasas de desempleo juveniles más bajas de Europa".

 

Una de las pocas preguntas hechas a la delegación por los miembros del COI ha sido la referida al transporte teniendo en cuenta, como ha expuesto un miembro del Comité Olímpico, que circular por ella no es siempre fácil. La alta velocidad es la respuesta, además del 1,2 billón de dólares comprometido por el gobierno de Ankara para poner en marcha nuevas infraestructuras.