Estados Unidos despliega su arsenal científico para explicar el misterio 'de las Cuatro Esquinas'

Zona conocida como las 'Cuatro Esquinas'

Estados Unidos ha reunido científicos en una zona al suroeste del país para explicar el misterioso "punto caliente" de concentración de metano, un potente gas de efecto invernadero, detectado desde el espacio.

 

"Con todos los recursos con base en tierra y en el aire que diferentes instituciones están trayendo a la región, tenemos la oportunidad única de resolver de manera inequívoca el misterio de las Cuatro Esquinas", dijo Christian Frankenberg, científico del Jet Propulsion Laboratory, que dirige parte del esfuerzo.

 

Otros centros involucrados son el Instituto Cooperativo para la Investigación en Ciencias Ambientales (CIRES) en Boulder, Colorado; la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional (NOAA); y la Universidad de Michigan, Ann Arbor.

 

El otoño pasado, investigadores entre los que estaba Frankenberg informaron de que una pequeña región alrededor de la intersección de cuatro esquinas de Arizona, Colorado, Nuevo México y Utah tuvo la mayor concentración de metano sobre los niveles de fondo de cualquier parte de los Estados Unidos.

 

Un instrumento en un satélite de la Agencia Espacial Europea para gases de efecto invernadero mostró un punto caliente atmosférico persistente en la zona entre 2003 y 2009. La cantidad de metano observado por el satélite fue mucho mayor que lo estimado previamente.

 

Las observaciones de los satélites no fueron lo suficientemente detalladas como para revelar las fuentes reales del metano en las Cuatro Esquinas. Los candidatos probables incluyen la ventilación de las actividades extractivas en la zona, que remueven el metano alojado entre las capas de carbón y que se filtra en el gas natural.

 

Investigadores de la NOAA y la Universidad Michigan están llevando a cabo una campaña de campo llamado TOPDOWN (Twin Otter Projects Defining Oil Well and Natural gas emissions) para investigar las posibles fuentes de la zona activa de metano. El equipo del JPL se unirá al esfuerzo de 17 a 24 abril.

 

Los participantes JPL volarán dos instrumentos de teledetección complementarios en dos aviones de investigación Twin Otter. El Next-Generation Airborne Visible/Infrared Imaging Spectrometer (AVIRISng), que observa el espectro de la luz solar reflejada, vuela a una altitud superior y se utiliza para asignar metano en resolución fina en toda la región.

 

Con esta información y medidas del suelo de los otros equipos de investigación, the Hyperspectral Thermal Emission Spectrometer (HyTES) realizará mediciones adicionales, altamente sensibles, de metano. En función de su altitud de vuelo, el avión de la NASA puede captar rasgos de metano con una resolución espacial menor de un metro cuadrado. En otras palabras, se puede crear un mosaico que muestra cómo varían los niveles de metano cada pocos metros, lo que permite la identificación de las fuentes individuales.

 

Con la combinación de recursos, los investigadores esperan  cuantificar las emisiones globales de metano de la región e identificar las contribuciones de diferentes fuentes.

 

"Si podemos verificar el metano detectado por el satélite e identificar sus fuentes, los responsables tendrán información crítica para cualquier acción que se esté considerando", dijo Gabrielle Petron, una de los investigadores de la misión. Parte del reciente Plan de Acción Climática del presidente Obama pide reducciones en las emisiones de metano.