Esta UDS pisa fuerte

VICTORIA DE MÉRITO. Los unionistas utilizaron a su favor la ansiedad del Tenerife por estrenarse en la Liga y lograron tres puntos ante un equipo llamado a ascender. sufrimiento.
ÁREA 11 /SANTA CRUZ DE TENERIFE

La Unión Deportiva Salamanca logró un brillante triunfo en el Heliodoro Rodríguez López aprovechándose de la ansiedad de un Tenerife que acabó desquiciado y con sólo diez jugadores sobre el césped tras la expulsión de David Prieto. La estrategia a balón parado de Óscar Cano y la ambición charra en los minutos finales terminaron por inclinar el partido del lado visitante con lo cual los de el Helmántico suman un esperanzador inicio de curso tras sumar cuatro puntos de seis posibles en dos partidos que dejaron muy buenas sensaciones.

El partido transcurrió con igualdad con un Tenerife atenazado y un Salamanca que hizo sentir incómodos a los locales durante muchos minutos para desesperación de la afición tinerfeña.

El equipo que dirige Óscar Cano salió con las líneas muy juntas y aprovechó en los primeros instantes la inspiración del argentino Brian Sarmiento, que fue el jugador más incisivo de los charros y el primero en acercarse al área de Aragoneses con una cabalgada por la izquierda que culminó disparando excesivamente cruzado a los trece minutos.

El Tenerife se aproximó por primera vez a los dieciocho minutos cuando Beranger disparó sin demasiada convicción. Sin embargo, cuando daba la sensación que el Salamanca estaba más asentado y jugaba con el nerviosismo de los locales, llegó el tanto isleño en una jugada de Hidalgo que habilitó a Nino. Éste se revolvió en el área y su potente disparo fue despejado por Biel Ribas, quedando el balón muerto para que Natalio, llegando desde atrás en carrera, lo pusiera suavemente en la red. Al Salamanca se le acabaron las ideas y hasta el descanso lo pasó mal y si el castigo no fue mayor fue porque Nino, en la recta final de la primera parte, no estuvo demasiado inspirado en el remate.

En la reanudación, el Salamanca empató a los diez minutos en una acción de estrategia en la que inexplicablemente la zaga del Tenerife permaneció estática mientras el balón dirigido hacia el corazón del área por Miguel García encontraba el oportuno testarazo de Moratón que, absolutamente libre de marca, cruzó el balón ante un atónito y vendido Sergio Aragoneses, que nada pudo hacer por evitar el empate.

El gol apresuró aun más a los locales, que fueron incapaces de desarrollar el fútbol que practican habitualmente pese a la entrada de Julio Álvarez.

Además, el encuentro se puso más aún del lado del Salamanca cuando David Prieto vio la segunda amarilla al despejar peligrosamente al borde del área en una jugada en la que Perico se marchaba solo hacia el portal defendido por Aragoneses, en un balón elevado, poniendo Prieto la pierna por delante y llevándose al jugador del Salamanca por delante.

La expulsión cambió más el decorado y Perico y Kike López obligaron a intervenir al portero local cuando el Tenerife estaba más desquiciado, aunque los tinerfeños tiraron de orgullo y pese a estar en inferioridad numérica encerraron al Salamancda en su área, emergiendo entonces la figura del cancerbero unionista Biel Ribas, que con dos intervenciones providenciales en los minutos 80 y 81 mantuvo ileso a su equipo, rechazando los disparos de Julio Álvarez primero y, sobre todo, un rechace que capturó Omar y que desvió el guardameta con uno de sus pies cuando ya estaba totalmente batido y la grada tinerfeña cantaba gol.

El partido entró entonces en un correcalles de ida y vuelta que sirvió al Salamanca para sacar los tres puntos gracias a la velocidad de Quique Martín.

Yuste a punto estuvo de marcar pero Aragoneses le sacó el mano a mano, pero poco después Quique López enviaba a la red un rechace del poste tras un cabezazo de Perico en el segundo palo. El Tenerife lo intentó en el descuento pero sin convicción.