Espíritu de reconquista

Hemos perdido una batalla, pero no la guerra. Sea una frase hecha o no, lo cierto es que al amparo de ese lema Halcón Avenida se ha preparado mentalmente para otro encuentro en el campo de combate que, para el equipo azul, sólo tiene dos posibles salidas: Levantarse con más fuerza o morir definitivamente. La derrota sufrida el pasado martes en la Fuente de San Luis fue dolorosa pero el espíritu de resistencia es esencial en cualquier reconquista y de la capacidad que muestre el equipo de hacer borrón y cuenta nueva dependerán parte de sus opciones.
Teresa sánchez

El enemigo se mostró más preparado en el primer encuentro. Ros Casares tenía bien estudiados los puntos fuertes y los flancos más débiles de Halcón Avenida y explotó esas circunstancias a la perfección. Aplicó la máxima de una buena defensa como mejor ataque para después poner la puntilla con la efectividad que casi siempre muestran sus jugadoras de referencia.

Ahora no hay más margen para la sorpresa. Halcón lo sabe y confía aprovechar que pisa suelo propio para plantar mucha más cara a su adversario. Hay ganas de sacarse la espina, espíritu de reconquista del terreno perdido y también de un juego más regular. Más de una componente del conjunto salmantino se tuvo que quedar en aquel primer encuentro con la sensación de que podía haber ofrecido algo más y hoy es el momento de demostrarlo. Así se lo reclama una afición que estará ahí dispuesta a convertirse en el refuerzo necesario porque, aunque les pese a algunos, en Salamanca es en el único lugar donde el rival tiene por momentos la sensación de que enfrente no hay cinco jugadoras sino toda una ciudad. Muchos son los partidos que así nos lo demuestran y hoy debe ser uno más.

Hay tantas cosas que mejorar respecto al primer encuentro que a poco que el juego sea más regular, Halcón tendrá más opciones de plantar cara a Ros Casares. Para empezar se espera más, tanto ofensiva como defensivamente, del juego exterior local. Del rendimiento de Willingham y Lyttle apenas hay dudas pero ellas solas no pueden luchar frente a Milton, De Souza y compañía otros 40 minutos, así que también será necesaria esa puntual aportación de Podkovalnikova –importante como se comprobó en la Copa–, o Podrug. Todas saben que el primer objetivo será que Ros no esté a gusto en la pista y apenas darle un margen de ventaja, si no la reconquista será imposible.