"Esperamos que la calefacción se haya estropeado y no sea para pagar a los vigilantes de pandereta"

Los vecinos de Las Arribes no acuden en esta ocasión al pleno para reivindicar su postura por las medidas de la Diputación, que refuerza la seguridad y limita el aforo máximo a 50 personas.

Los vecinos de Las Arribes no han acudido a mostrar su malestar a la Diputación de Salamanca como ya han hicieron en las tres últimas ocasiones y eso que la Diputación había extremado las medidas de seguridad (Policía Nacional incluida), con más vigilantes de seguridad y con un aforo máximo limitado a 50 personas, como se establecía en la entrada para evitar "problemas".

 

Ante esta situación, el grupo socialista, en boca de la diputada Carmen García, señaló: "Esperamos que la calefacción esté estropeada... y no sea para pagar a los vigilantes de la pandereta", y es que el salón de plenos de la Diputación tenía un ambiente gélido por problemas con la calefacción.

 

También quiso mostrar su disconformidad el protavoz del PSOE en la Diputación, Isidro Rodríguez Plaza, quien destacó que las medidas le parecen "un exceso de celo al no permitir la entrada a un pleno que es público y al que puede tener acceso cualquiera", replicó.

 

En cuanto a los puntos del pleno extraordinario, el último de 2012 y con los mejores deseos para el año que entra entre los propios diputados, la aprobación de los presupuestos se llevó a cabo sin la aprobación de los votos socialistas (abstención) porque, según Rodríguez Plaza, pese a que contienen algunas "de nuestras propuestas en el acuerdo por el empleo y el plan contra la sequía, las cuentas no son las que necesita esta provincia con reducción de ayudas en partidas tan importantes como Bienestar Social, Cultura, Turismo, carreteras o Agricultura y Ganadería, entre otras".

 

Asimismo, Plaza señalo que el nivel de ejecución de las obras de los capítulos 6 y 7 del año 2012 se encuentra en un "22,9% y un 26% respectivamente, aglo que no se puede permitir", al tiempo que criticó la supresión, a su juicio, de otras muchas partidas.

 

En la réplica de la diputada de Economía, Chabela de la Torre, ésta indicó que el presupuesto se había incrementado un "13% en unos presupuestos que son los que necesita Salamanca ya que nuestro empeño va dirigido en que Salamanca crezca y sus ciudadanos tengan la mejor calidad de vida posible", dijo.

 

De la Torres defendió la cuantía de 4,5 millones destinados a la creación y conservación de carreteras y tildó de "falsas las cifras" ofrecidas por Rodríguez Plaza en el habitual cruce de declaraciones, al tiempo que aseguró que su labor en la Diputación "no es preocuparse por las cuentas de la Junta o el Gobierno, sino las que se refieren a Salamanca y es para lo que trabajamos en esta institución", señaló.

 

Otro de los puntos aprobados en solitario con los votos del PP (el PSOE votó en contra) fue el de la composición de la plantilla de la Diputación, que no cubrirá las 33 plazas de los trabajadores que se han jubilado, pero las críticas de la diputada Carmen García fueron por otro lado, en relación a los "suplementos que cobran unos trabajadores en un porcentaje mayor que otros por el mismo trabajo y productividad", en los diferentes organismos de la Diputación. García también indicó que no es normal que no "salgan ofertas de empleo público en la Diputación desde 2006".

 

Por último, los dos puntos siguientes aprobados se centraron en la jornada laboral de los trabajadores de la Diputación, con 37 horas y media semanales, 222 jornadas año y 1.621 horas en total, y a la declaración de indisponibilidad de los créditos consignados para la paga extra de diciembre por importe de 1,3 millones de euros, qeu pasarán al remanente de tesorería de la Diputación.