Espectacular representación del Vía Crucis por la muralla de Miróbriga

Diócesis. Realiza un gran seguimiento a todos los actos con motivo de la presencia de la Cruz de los Jóvenes y el Icono de María. En el día de hoy. Especial atención a los ancianos y al mundo del dolor
mondrián / david rodríguez

Después de la confirmación masiva de la tarde del domingo, la jornada finalizaba con un concierto de la cantante de música cristiana Maite López, en la Iglesia de San Agustín. La cantante tenía un catarro que no le impidió que el público disfrutara de su repertorio, donde incluyó alguna canción inédita, que no aparece en sus discos. El numeroso público asistente pudo adquirir los discos que ha editado Maite López hasta ahora, y también se pudieron comprar las camisetas que ha preparado la Diócesis con motivo de estos actos previos a la Jornada Mundial de la Juventud.

La jornada de ayer lunes comenzaba en la parroquia de San Cristóbal, con una eucaristía, en este caso de las familias, oficiada por el párroco, Rafael Caño. La ceremonia había sido preparada durante las últimas semanas por el grupo de matrimonios jóvenes de la parroquia, en colaboración con el grupo de niños y jóvenes que asisten a los diversos cursos de catequesis. Para mantener la sorpresa, la Cruz y el Icono estuvieron escondidos hasta el momento de dar inicio la misa, donde fueron introducidas en el templo por su puerta principal.

Durante la eucaristía, hubo una proyección de imágenes, y los jóvenes de la parroquia participaron de forma activa en la ceremonia. Una vez finalizada la misa, dio inicio una pequeña procesión por las calles del barrio donde se encuentra ubicado el templo.

El día de ayer, la Cruz de los Jóvenes y el Icono de María llegaron hasta los dos conventos de clausura de Miróbriga, y por la mañana, era turno para que visitaran el de las Madres Carmelitas. Así, la procesión que partió de la parroquia de San Cristóbal finalizó en este convento. Allí estuvieron ambos símbolos hasta la tarde, cuando tuvo lugar uno de los grandes eventos preparados, el más espectacular por el escenario que lo acogió: un Vía Crucis por la muralla.

Por diferentes lugares de la fortaleza mirobrigense se representaron las 14 estaciones en que está dividido el Vía Crucis. El punto de arranque del recorrido fue el tramo de la muralla que da a la plaza de Herrasti, conocido como la Brecha. Desde allí, se sucedió la representación de los 14 cuadros. Cada uno de ellos estuvo a cargo de uno de los arciprestazgos de la Diócesis, o de una de las parroquias de Ciudad Rodrigo. Además, cada estación estuvo acompañada por una pequeña representación teatral, como si fuera una foto fija, realizada por los chicos que forman parte de la Pastoral Juvenil Diocesana.

El último de los cuadros fue puesto en escena en la Plaza del Castillo, para a continuación realizar una adoración a la Cruz en la zona de la muralla conocida como la Batería. Posteriormente la Cruz y el Icono de María estuvieron en otra de las parroquias mirobrigenses, la de San Andrés. En este caso, los jóvenes de esta parroquia habían preparado una vigilia de oración.

A su finalización, ambos símbolos fueron trasladados hasta el Convento de las Madres Clarisas, para que las monjas de clausura de este convento también vieran y rezaran a los símbolos. A diferencia de la tarde del domingo, donde hubo temor a que la lluvia estropeara los diferentes actos, el sol acompañó en el día de ayer los actos, aunque con un frío notable.

En la jornada de hoy tendrán lugar los últimos actos abiertos a todo el público, ya que las últimas horas de presencia de la Cruz y el Icono en Miróbriga están reservadas a los miembros del Seminario Diocesano de San Cayetano.

La mañana se abrirá con una misa en la Residencia de San José, dedicada a los ancianos. El Icono de María, junto a la Cruz de los Jóvenes, recorrerán durante estos meses previos a la Jornada Mundial de la Juventud del próximo verano en Madrid, todas las diócesis españoles como preparativo del gran evento de agosto de 2011.