Espanyol y Valencia estrenan 2010, en una jornada en la que el ‘parón’ pone a prueba a todos

UN DUELO SIEMPRE APASIONANTE. El campeón celebrará sus seis títulos y después se medirá al Villarreal
EFE

Valencia y Espanyol serán los encargados de estrenar la decimosexta jornada, la primera de 2010, en la que tras el parón navideño todos los equipos regresarán con energías y objetivos renovados. Barcelona y Real Madrid continuarán con su particular carrera en pos del liderato de la Liga, separados por sólo dos puntos, recibiendo al Villarreal los primeros mientras que los blancos viajan a Pamplona para medirse al Osasuna.

El Atlético de Madrid recibe al Sevilla en otro de los platos fuertes de comienzos de año. Los rojiblancos no pueden permitirse más tropiezos, y menos en casa, mientras que los sevillistas están amenazados en su puesto de privilegio fuera de la Liga bipolar. El Valencia defiende su puesto, en territorio de Liga de Campeones’ ante el Espanyol, pero siente el aliento de Mallorca y Deportivo, que vienen pisando fuerte. Los isleños reciben a un Athletic con pretensiones clasificatorias europeas, mientras que los gallegos viajan a Zaragoza donde tendrán un complicado partido. Por los bajos fondos clasificatorios se disputará un trascendental Almería-Xerez, en el que los dos equipos se juegan buena parte de su credibilidad y de sus aspiraciones.

El Málaga, también inmerso en puestos provisionales de descenso viaja a Gijón para medirse a un Sporting instalado entre la clase media acomodada. Racing-Tenerife, que lucharán por huir de la zona baja, y Getafe-Valladolid, que lo harán por seguir en aguas tranquilas, completan la jornada. El parón sirve para renovar energías y fuerzas, pero también para añadir otro ingrediente más a los partidos, la incertidumbre. Estas roturas de ritmo de competición sientan de manera dispar a los equipos y la decimosexta jornada se encargará de demostrar cuál es la realidad de cada equipo.