España, sin gas, se cita con Serbia

Italia se sobrepone al dominio de Marc Gasol, la magia de 'Chacho' Rodríguez y la desventaja que acumulaba de trece puntos a cinco del final, mientras la selección española sigue generando dudas. 

 

 

FICHA TÉCNICA

 

86 ITALIA: Cinciarini (8), Belinelli (16), Aradori (17), Datome (11) y Cusin (4) --cinco inicial--; Gentile (25), Rosselli (-), Vitali (3), Poeta (-), Melli (2) y Diener (-).

 

81 ESPAÑA: Rubio (2), Calderón (5), Fernández (4), Claver (5) y Gasol (32) --cinco inicial--; Rodríguez (18), Llull (5), San Emeterio (4),  Mumbrú (4) y Rey (2).

 

PARCIALES: 24-12, 13-25, 8-19, 25-14. Prórroga: 16-11.

 

ÁRBITROS: Lottermoser (ALE), Rocha (POR) y Mogulkek (TUR). Eliminaron por faltas personales a Belinelli y Cusin por parte de Italia.

 

PABELLÓN: Stozice Arena de Ljubljana.



 

 

 

La selección española de baloncesto jugará los cuartos de final del Eurobasket ante Serbia, después de caer con Italia (86-81) en la última jornada de la segunda fase, en un partido en el que ambas selecciones estaban ya clasificadas y que se decidió en el tiempo extra, después de que los de Pianigiani remontasen el duelo en el último cuarto e invalidasen la exhibición de Marc Gasol (32 puntos y 10 rebotes).

 

Con el billete a cuartos hecho, tras la agónica victoria de Croacia ante Grecia, el conjunto de Juan Antonio Orenga cerró la segunda fase con otra derrota -la tercera en el torneo- que aumenta sus dudas de cara a los cruces, tras haber perdido los tres encuentros en los que llegó con marcador apretado al final.

 

Ni el dominio de Marc Gasol (32 puntos y 10 rebotes), ni la magia de Sergio Rodríguez (18 puntos y 6 asistencias) sirvieron ante Italia. Ni siquiera dominar el encuentro por trece puntos (53-66) a cinco minutos del final. España volvió a acusar su falta de constancia y cayó, quedando condenado a verse con Serbia, líder del otro grupo, en cuartos de final.

 

Italia, una de las grandes atracciones del torneo por su baloncesto ofensivo y dinámico, asustó sólo de inicio. Entre Marco Belinelli y Luigi Datome se encargaron de exhibir las virtudes del bloque de Simone Pianigiani en un cuarto vibrante (24-12). Pero el despliegue se esfumó muy pronto.

 

La desconocida España del primer período, completamente superada por la circulación de balón y los cuatro hombres abiertos de su rival, empezó a carburar en el segundo cuarto. Las tres faltas de 'Gigi' Datome en el primer cuarto y el descanso de Belinelli contribuyeron a ello. Pero Sergio Rodríguez también.

 

El 'Chacho', irregular durante el campeonato, destapó el tarro de las esencias en el segundo cuarto y niveló el encuentro. A su forma, divirtiéndose. España logró un 0-12 en los cuatro primeros minutos del segundo parcial y generó un partido nuevo. Y a Italia le pesó.

 

La media parte (37-37) envalentonó a una España ya metida en acción, ante una Italia con más dificultades desde el perímetro. Y entonces llegó Marc Gasol. El pívot de los Memphis Grizzlies ofreció un clínic para el recuerdo en el tercer período, anotando quince puntos (de los 19 de España) y disparando a los de Orenga ante una Italia aparentemente rendida.

 

A cinco minutos del final, España manejaba trece puntos de diferencia (53-66) pero Italia resucitó. Y entre las dudas del combinado nacional y el espíritu competitivo que emergió de la 'azzurra', con el genial Gentile brillando (25 puntos y 7 rebotes), el final se apretó.

 

Por tercera ocasión en el campeonato, España llegó a un final ajustado. Y por tercera vez no supo gestionarlo. Datome forzó la prórroga con una canasta en el último segundo y en el tiempo los italianos pasaron por encima del cuadro de Orenga, a pesar de estar sin su pívot titular Cusin, eliminado por faltas.

 

La derrota pone a España en el camino de Serbia en los cuartos de final, con Eslovenia o Francia en unas hipotéticas semifinales. Pero, lo más importante, agranda las dudas de la vigente campeona en finales ajustados, asignatura pendiente del torneo y ya sin tiempo para calibrar ni margen de error.