España se viene abajo en el segundo tiempo

La selección española de baloncesto ha caído (78-69) ante Eslovenia tras un segundo tiempo en el que su rendimiento defensivo bajó enteros y se vio sometida por el empuje del conjunto anfitrión liderado por Dragic. 



 

 

FICHA TÉCNICA:

 

ESLOVENIA: G.Dragic (18), Z.Dragic (12), Blazic (-), Balazic (3) y Slokar (2) --cinco inicial--; Begic (), Lakovic (7), Joksimovic (-), Muric (6), Nachbar (14), Lorbek (5) y Vidmar (5).

 

ESPAÑA: Rodríguez (7), Llull (2), Fernández (5), Claver (3) y Gasol (17) --cinco inicial--; Calderón (14), Rubio (6), San Emeterio (3), Mumbrú (4), Aguilar (5) y Rey (3).

 

PARCIALES: 9-14, 16-19, 27-18 y 26-18

 

ÁRBITROS: Rocha (POR), Jovcic (SRB) y Laurinavicius (LIT). Sin eliminados.

 

PABELLÓN: Celje Arena.




 

La selección española de baloncesto ha sufrido su primera derrota en el Eurobasket, tras no ser capaz de superar a la anfitriona Eslovenia en la segunda jornada de competición (78-69) en un encuentro en el que el conjunto de Orenga fue de más a menos y acusó el desgaste ante un bloque muy combativo.

 

Tras la solvencia del estreno, España se encontró un contexto muy diferente a la cándida Croacia. Los locales, aguerridos y orgullosos, con el sello Maljkovic tatuado en la frente, cansaron a Marc Gasol, eje absoluto de los suyos, durante la primera mitad para acabar desnudando a una España sin respuesta en la segunda.

 

Porque en la primera mitad los de Juan Antonio Orenga recordaron la puesta en escena del miércoles, recibiendo únicamente 25 puntos y mandando pese al ímpetu local (25-33). Pero los cuatro segundos de descanso de Marc Gasol no eran una buena noticia porque el partido se haría largo. Y así fue.

 

Marc, pletórico, guió a España en una primera mitad trabajada, sin alardes, en la que José Calderón recordó al ausente Juan Carlos Navarro. El extremeño, mortífero en el tiro, impulsó a los vigentes bicampeones en un encuentro duro, de pelea, ideado en el laboratorio de Boza Maljkovic, con ritmos bajos, dificultad para correr y encontrar tiros cómodos.

 

En el tercer cuarto se comenzaron a ver los efectos de tanta batalla. La frescura de Marc Gasol había desaparecido y entonces aparecieron, de inmediato, los problemas en el rebote y en la defensa. Cerrada de más, concediendo tiros a Eslovenia. El principio del fin.

 

Goran Dragic entró en el partido y con la ayuda de su hermano Zoran, invitado de excepción, y el eterno Nachbar, metió a los locales en el duelo ante el éxtasis del aforo en Celje. España recibió más puntos en el tercer cuarto (27), que en los dos anteriores. Un cuarto, además, durísimo, con muchas faltas y dificultad para encontrar el ritmo, factores que aletargaron a los españoles.

 

En el último, el duelo de triples inicial (hasta cuatro en los primeros dos minutos) fue un espejismo. España no encontraba a Marc Gasol en el poste bajo y sólo acciones individuales de sus bases, Calderón y el 'Chacho' Rodríguez, permitían mantener viva la lucha ante una Eslovenia ya cómoda y crecida.

 

Los minutos finales, con marcador apretado, se hicieron muy largos para España (70-68 a falta de tres). Sin el termómetro de Calderón en cancha ni sensaciones defensivas (26 puntos recibidos en el último cuarto, para 53 en la segunda mitad), los de Orenga doblaron la rodilla sin oposición, concediendo incluso una renta final excesiva para el desarrollo del encuentro.

 

Eslovenia acabó devolviendo a la tierra a España el segundo día de competición, mostrando que abusar de Marc Gasol durante las dos primeras fases, donde la acumulación de partidos es notable, podría tener consecuencias graves en los cruces. La buena noticia para España es que ha sido consciente del defecto muy pronto, por lo que podrá buscar una solución.