España se va de Badghis tras una misión de nueve años en la que han participado 29.000 militares

Morenés: "Los lazos entre nuestras dos naciones son fuertes porque esta tierra ha sido regada por la sangre de nuestros compatriotas" HERAT (AFGANISTÁN), 25 (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Ana Moreno) Las Fuerzas Armadas españolas abandonan este jueves definitivamente la provincia afgana de Badghis, donde han desarrollado una misión de nueve años en la que han participado unos 29.000 militares que han realizado hasta 20.000 misiones. Esta misma noche partirá de la base de Qala-i-Naw el último convoy de 150 militares en dirección a la vecina región de Herat, donde continuará la presencia española en Afganistán hasta el próximo año en el marco de ISAF.
Morenés: "Los lazos entre nuestras dos naciones son fuertes porque esta tierra ha sido regada por la sangre de nuestros compatriotas"

HERAT (AFGANISTÁN), 25 (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Ana Moreno)

Las Fuerzas Armadas españolas abandonan este jueves definitivamente la provincia afgana de Badghis, donde han desarrollado una misión de nueve años en la que han participado unos 29.000 militares que han realizado hasta 20.000 misiones. Esta misma noche partirá de la base de Qala-i-Naw el último convoy de 150 militares en dirección a la vecina región de Herat, donde continuará la presencia española en Afganistán hasta el próximo año en el marco de ISAF.

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha viajado hasta Badghis para presidir el acto de transferencia de la base de Qala-i-Naw. Allí ondeaban las banderas de España y la OTAN, que finalmente han sido arriadas para izar después la de Afganistán, cuyo Ejército Nacional y Policía serán ahora los cuerpos que se encarguen de la seguridad en la provincia.

Morenés ha visitado una base en la que se han llegado a concentrar más de 1.000 militares españoles, si bien ya sólo quedan 329 que se irán replegando en las próximas horas. A partir de mañana será el Ejército Nacional Afgano el responsable de este puesto, como ya lo es de los de Ludina y Moqur que las tropas españolas habían mantenido hasta este año durante la misión en Badghis.

AYUDAR "DE MANERA DESINTERESADA"

Durante su intervención en el acto de transferencia de la base, el ministro ha pedido a las autoridades y los militares afganos presentes que recuerden a los españoles como unas personas que llegaron al país asiático "a intentar ayudarles de una manera desinteresada, de acuerdo con sus intereses y necesidades, con absoluto respeto a sus creencias y siempre dentro de sus posibilidades".

"Sí les puedo asegurar que los lazos que se han creado entre nuestras dos naciones son y serán fuertes porque esta tierra ha sido regada por la sangre y el sudor de nuestros compatriotas, lo que hace que nuestra unión sea imperecedera y permanezca para el futuro", ha destacado.

Morenés ha ensalzado el trabajo realizado por las tropas españolas en Badghis "desde aquel lejano agosto de 2004" hasta estos días, años en los que "más de 29.000 militares españoles han trabajado duramente en esta tierra afgana".

En este tiempo, el Ejército español y la Guardia Civil han formado a 5.000 efectivos afganos (2.000 militares y 3.000 policías) para hacerse cargo de la seguridad en la zona, por lo que las Fuerzas Armadas consideran a la de Badghis una "misión cumplida".

Por su parte, la Agencia Española para Cooperación Internacional y el Desarrollo (AECID) también ha estado presente en Badghis con programas para el desarrollo de la provincia como mejorar su situación sanitaria, impulsar la escolarización de los menores, proporcionar a la población el acceso al agua o rehabilitar carreteras y calles.

RECUERDO A LOS CAÍDOS

El ministro también ha tenido un recuerdo en su discurso para los 98 militares españoles y sus dos intérpretes que han fallecido desde que España se unió a la misión de la OTAN en Afganistán, pero también para "todos los afganos que, formando parte de unidades adiestradas y apoyadas por las españolas, también han dado su vida hasta las últimas consecuencias":

Por su parte, el gobernador de la provincia de Badghis, Ahmadullah Alizai, ha calificado el día de hoy como "histórico" para el pueblo afgano porque se ha cumplido su "ilusión" de contar con un Ejército profesional que se asemejase al español.

Tras valorar la presencia de las Fuerzas Armadas de España como vía para avanzar en el respeto a los Derechos Humanos en Afganistán, Alizai ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que no deje de ayudar al país asiático para combatir el terrorismo, el cual, ha dicho, continúa amenazando más allá de sus fronteras.

Tras los discursos, las tropas españolas han arriado las banderas de nuestro país y de la OTAN que aún ondeaban en Qala-i-Naw y soldados afganos han izado su enseña como muestra de su autoridad sobre la base a partir de ahora.

Una vez escuchados los himnos de España y Afganistán, las tropas locales han hecho entrega a Morenés de la bandera española y después el ministro ha tenido la oportunidad de ver a Zainab Saberi, la niña que en 2012 fue trasladada a España para ser operada debido a que corría el riesgo de perder una pierna.

EL PROCESO DE REPLIEQUE

Con estos actos se da por finalizada la participación española en la provincia de Badghis. Mañana ya no quedará un solo militar español en la región, pues la última compañía, de unos 150 efectivos, abandonará esta noche la base de Qala-i-Naw en dirección a Herat, donde España gestiona un aeropuerto civil y militar y un hospital 'Role 2'. En esta base habrá el próximo año 336 militares españoles.

Aunque la retirada completa de Badghis finaliza este 26 de septiembre, el proceso de repliegue comenzó el pasado mayo con los primeros traslados de militares, material y armamento.

En lo que es la operación logística más importante que han realizado las Fuerzas Armadas españolas hasta el momento, y que sólo este año ha costado unos 24 millones de euros, el Ministerio de Defensa ha optado por repatriar todo el material que resulte útil en territorio nacional, y así se hará también en el futuro proceso de retirada completa de Afganistán.

El repliegue de militares y material se lleva a cabo por una ruta terrestre de 150 kilómetros hasta la base de Herat en el que se ha denominado 'convoy dromedario', un recorrido que emplea a las tropas españolas entre 12 y 24 horas.

A pesar de lo pesado de esta ruta, apenas se han producido incidentes durante el proceso de retirada de Badghis gracias a la preparación del repliegue. En estos meses, sólo se ha detectado la presencia de dos artefactos explosivos improvisados (IED, por sus siglas en inglés), que fueron retirados de la pista. En todo caso, todo el recorrido tiene el apoyo aéreo de los helicópteros Tigre, cuya intervención no ha sido necesaria en ningún momento.

LAS RUTAS HACIA ESPAÑA

Una vez en Herat, todo el material que se ha decidido devolver a España es embalado y transportado por varías vías. La vía de vuelos directos es la más costosa, por lo que en ella se incluye el material de más alto valor.

La ruta de Azerbaiyán y Georgia ha abaratado mucho los precios del transporte, según han explicado fuentes militares. Hasta el primer país, el material llega en avión, mientras que en los puertos georgianos se carga en barco hasta España.

Otra de las rutas, para material menos valioso, es la que discurre a través de los Emiratos Árabes, mientras que la carga de menor valor se transporta a través de Pakistán, que es la vía más inestable por la violencia en estas zonas.

En Qala-i-Naw, por tanto, tan sólo quedará el material que no resultaría útil y, por tanto, serán las autoridades afganas las que decidan su utilidad a partir de ahora.