España se supera en un Mundial dominado por Bolt, Pryce e Isinbayeva

En Rusia, el atleta jamaicano Usain Bolt hizo el triplete en el 100, 200 y 4x100.

La delegación española que ha competido en los Mundiales de Moscú, finalizados este domingo, ha superado los logros conseguidos en la anterior cita mundialista al salir de la capital rusa con dos medallas y cinco posiciones de finalista, en unos mundiales en los que Rusia ha liderado el medallero y en donde los jamaicanos Bolt y Fraser-Price salen coronados como los reyes de la velocidad.

 

Los deportistas españoles han mejorado sus prestaciones con respecto a la pasada cita mundialista. Los bronces de Miguel Ángel López en los 20 kilómetros marcha y de la eterna Ruth Beitia en la altura hicieron que España saliera de Moscú con una cosecha de medallas superior a la de Daegu, cuando solo Natalia Rodríguez pisó el podio al acabar tercera en el 1500.

 

También ha mejorado la selección en el número de plazas de finalista. Y es que a las dos posiciones de podio, hay que añadir tres posiciones entre los ocho primeros. Eusebio Cáceres, cuarto en el salto de longitud (a un solo centímetro del bronce), Alessandra Aguilar, quinta en la maratón y Beatriz Pascual, que acabó sexta en los 20 kilómetros marcha.

 

El último aspecto positivo en estos mundiales han sido los dos records de España logrados en la velocidad. Bruno Hortelano, español nacido en Australia, batió la plusmarca nacional en los 200 metros y el cuarteto del 4x100 hizo lo propio en la jornada final con una marca que tenía ya 16 años de historia.

 

Pero no todo fue positivo para la delegación española. Por primera vez en la historia de los Mundiales, no hubo representación en ninguna de las dos finales del 1500. Una de las pruebas que más medallas le ha dado a España en la historia (seis), y que no tuvo a ningún representante español entre los 24 que se jugaron las medallas.

 

Es un Mundial positivo para España si se compara con el de Daegu, pero que mantiene la línea de escasez con respecto a las competiciones de principios de siglo, cuando se obtuvieron los mejores resultados de la historia con las cinco medallas de París 2003 o las diecisiete posiciones de finalista de Edmonton 2001.

 

LA REDENCIÓN DE USAIN BOLT

 

Fuera de los resultados de los deportistas nacionales, Moscú sirvió para que Usain Bolt aumentara su leyenda igualando en medallas de oro a dos mitos del Atletismo como Michael Johnson y Carl Lewis y, de paso, para que olvidase el fiasco de Daegu en el 100, cuando una salida nula le apartó del título mundial.

 

En Rusia, Bolt hizo el triplete en el 100, 200 y 4x100. Como en Londres el año pasado y como en el Mundial de Berlín en el año 2009. Esta vez lo hizo sin grandes marcas, pero realmente porque no forzó la máquina para intentarlo siquiera. Solo se le vio hacer esfuerzo de verdad por hacer marca en el 4x100, pero ahí las ausencias de Yohan Blake por lesión y de Asafa Powell por sanción impidieron que Jamaica mejorara su propio récord del mundo.

 

 Y si Bolt es el rey de la velocidad masculina, Shelly-Ann Fraser-Pryce fue la reina. La 'pequeña' atleta (mide 1,52) reeditó su título mundial en el 100 y estrenó corona en el 200, donde una lesión de Allyson Felix le allanó el camino. Como los chicos, el cuarteto jamaicano no tuvo problemas para hacerse con el oro en el relevo corto.

 

Velocidad aparte, Moscú sirvió para que un pueblo despidiera a una leyenda viva del Atletismo. Yelena Isimbayeva consiguió en casa su tercer oro Mundial. Dos oros olímpicos, uno europeo y 15 records del mundo acompañan en el palmarés. A pesar de sus desafortunadas declaraciones, no se puede dejar de valorar lo que ha hecho con la pértiga. De momento lo deja, porque quiere ser madre, aunque amenazó con volver para competir en Río si cuando retorne a los entrenamientos lo hace en plenas condiciones.

 

Del resto del Mundial, destacar el poderío de Farah, que repitió el doblete en el fondo que ya consiguiera en Londres y el buen nivel de los concursos en general. Con marcas como los 18,04 de Teddy Tamgho en el triple masculino los 8,56 del ruso Menkov en longitud o los 2,41 que saltó el ucraniano Bohdan Bondarenko en la altura. Entre las decepciones más sonadas, el francés Lavillenie en pértiga, que sigue sin conseguir el oro Mundial o Kirani James, que pasó de dominar el 800 en Londres a ser séptimo en Moscú.

 

En el medallero general, Rusia acabó en primera posición, con siete oros, cuatro platas y seis bronces, superando a Estados Unidos por primera vez desde el año 2001, en Edmonton. Por detrás, Jamaica acabó tercera superando a Kenia, justo al contrario que en Daegu. España finalizó en la posición número 33, en unos Mundiales que deben servir para que el nivel del atletismo nacional retorne a lo que fue no hace tanto tiempo.

Noticias relacionadas