España se exhibe ante una inoperante Polonia

La selección española de baloncesto ha aplastado a una frágil Polonia, a la que ha castigado con un demoledor 53-89.

 

 

FICHA TÉCNICA

 

POLONIA: Kelati (7), Koszarek (6), Szubarga (2), Lampe (10) y Gortat (2) --cinco inicial--; Karnowski (3), Chylinski (-), Zamojski (11), Ponitka (7), Ignerski (4), Hycaniuk (1) y Waczynski (-).

 

ESPAÑA: Rubio (15), Fernández (13), Calderón (9), Aguilar (2), Gasol (15) --cinco inicial--; Rodríguez (11), Llull (3), San Emeterio (4), Mumbrú (0), Rey (12), Gabriel (5) y Claver (-).

 

PARCIALES: 5-25, 8-24, 17-27, 23-13.

 

PABELLÓN: Celje Arena, Eslovenia.

La selección española de baloncesto ha aplastado a una frágil Polonia, a la que ha castigado con un demoledor 53-89, y está virtualmente clasificada para la siguiente ronda del Eurobasket de Eslovenia, tras la disputa del cuarto partido de la primera fase de grupos celebrado este domingo en el Celje Arena.

 

A pesar de la debilidad del rival, España salió a la cancha a hacer un partido serio y prueba de ello es el correctivo que endosaron a su rival en el primer cuarto: 5-25. La selección estuvo brillante en el rebote en los primeros compases de partido antes las torres polacas y eso facilitó mucho el ataque, dado que Polonia prácticamente no anotó.

 

De hecho, hasta pasados los cinco minutos no consiguieron inaugurar su marcador. España empezó con un prometedor parcial de 0-8 y mató a los polacos al final del cuarto con tres triples consecutivos de Calderón, Rudy y Sergio Rodríguez que pusieron una ventaja de 20 puntos para empezar el segundo periodo.

 

Con el viento a favor, la selección no bajo ni un ápice su ritmo demoledor y siguió castigando a la débil Polonia con una defensa asfixiante y un gran acierto anotador. Hasta Marc Gasol se atrevió a probar, con éxito, desde la línea de 6,25. Nadie quería perderse esta fiesta anotadora y se llegó al descanso con un contundente 13-49.

 

Tras el descanso, Polonia mejoró y trató de maquillar un poco el resultado con dos triples consecutivos. España, sabiéndose ganadora y viendo que el triunfo estaba hecho, se relajó un poco en defensa. Aun así, en cuanto volvió a pisar el acelerador se volvió a marchar en el marcador.

 

El último cuarto fue un mero trámite en el que el único aliciente era saber si la selección superaría el récord de 43 puntos de ventaja que le endosó a Polonia en el Europeo de 1997 en Badalona. Al final no pudo ser, pero el que sí superó su registro de anotación fue Ricky Rubio, que nunca había pasado de los 14 puntos y firmó 15.

 

Además de la cómoda victoria, la buena noticia para España es que el equipo haya recuperado las buenas sensaciones en ataque. De hecho, hasta cinco jugadores hicieron dobles dígitos y Marc volvió a ser importante en la faceta anotadora, logrando 15 tantos.

 

Con este resultado, la selección española pone pie y medio en la siguiente ronda, a la espera de lo que haga Eslovenia, que se enfrenta a Croacia y de perder otorgaría la clasificación matemática a España. En caso de que gane, los de Orenga tendrán que cerrar el pase ante Georgia este lunes. Polonia, por su parte, dice adiós a las remotas opciones que tenía y jugará los dos partidos que les faltan sin la presión del resultado.