España roza el ridículo y cae ante Georgia, la 137º del mundo

La España del salmantino Vicente del Bosque cierra su preparación para la Eurocopa de Francia con una derrota más que inesperada ante Georgia. Alerta roja en España...

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ESPAÑA: De Gea; Juanfran (Bellerín, min.46), Piqué, Ramos (San José, min.46), Alba; Busquets, Fàbregas (Iniesta, min.46), Thiago (Koke, min.46); Lucas Vázquez (Silva, min.61), Nolito y Aduriz.

 

GEORGIA: Revishvili (Kvaskhvadze, 56), Lobzhanidze, Amisulashvili, Kverkvelia, Navalovski (Kobakhidze, min.84); Kashia, Jigauri, Okriashvili, Aburjania (Tsiskaridze, min.78), Qazaishvili (Chanturia, min.72) y Dvalishvili (Kvilitaia, min.72).

 

GOL:

 

0-1, min. 39, Okriashvili.

 

ÁRBITRO: Vilhjalmur Alvar Thorarinson (ISL). Amonestó a San José (min.80) por parte de España y a Kvervelia (min.61) por parte de Georgia.

 

ESTADIO: Coliseum Alfonso Pérez.

La selección española de fútbol ha cerrado su fase de preparación para la Eurocopa de Francia con una inesperada derrota por la mínima frente a Georgia (0-1) en su último amistoso antes de la gran cita, celebrado en Getafe, tras desarrollar un juego irreconocible que para nada recordó a los dos últimos precedentes que con tan buen sabor de boca dejaron a los seguidores de España.

 

'La Roja' pecó de exceso de confianza en su última prueba antes de poner rumbo a Francia y dio pie a un encuentro que entró en los planes de pocos. Dominadores absolutos de la pelota, los españoles apenas le encontraron las cosquillas a la selección número 137 del ranking FIFA en un primer tiempo en el que saltó la sorpresa con un solitario tanto de Okriashvili que dio paso a ofensivas estériles y a la frustración hispana, que tuvo un calamitoso tropiezo en su último partido de preparación.

 

Los vigentes campeones de Europa se echaron a sus espaldas el peso del juego contra un rival agazapado, conocedor de sus escasas opciones de sacar un buen resultado del Coliseum Alfonso Pérez de Getafe, aunque aguerrida aferrándose a sus posibilidades para dar la campanada. El guión siguió un transcurso previsible, aunque los nacionales fueron víctimas de su propia falta de ideas.

 

La defensa bien posicionada de los georgianos, que únicamente dejaron a un hombre descolgado, hizo que la pareja de centrales de España que inició el choque, Ramos y Piqué, se incorporaran con constancia al área contraria en busca de algún balón aéreo. La fórmula para desatascar un partido espeso casi no tuvo efecto en el devenir de un duelo trabado.

 

En este tramo, Thiago fue el único capaz de levantar a la hinchada local con un remate al poste desde la frontal rondando la media hora, pero no supuso cambio alguno en el devenir del encuentro, al menos para bien. De hecho, minutos antes de la marcha al túnel de vestuarios, Okriashvili enmudeció el Coliseum con un gol que pilló a todos por sorpresa.

 

Las dudas en la creación de la campeona del mundo en 2010 desembocaron en un fallo garrafal que originó un contragolpe letal. Una falta de entendimiento entre Jordi Alba y Ramos en la elaboración fue el inicio de una contra montada con celeridad que se encontró con una zaga demasiado pasiva para cortar el problema de raíz.

Después de una pobre imagen mostrada en los primeros 45 minutos, Del Bosque optó por realizar una cuádruple sustitución en el descanso, que tuvo como objetivo tanto mutar la cara del encuentro como dar descanso a algunos de los futbolistas con más minutos acumulados durante la temporada.

 

45 MINUTOS DE INIESTA NO BASTAN

 

Iniesta, recién salido al campo, aportó frescura a la parcela ofensiva, provocando que el equipo buscara la meta contraria con mayor claridad e insistencia. Sus combinaciones con Silva, Nolito o Aduriz comenzaron a engrasar las piezas, buscando la fortuna goleadora de una manera inédita hasta el momento, aunque sin resultado capaz de arreglar el desaguisado previo.

 

El combinado nacional pasó sus primeros apuros en esta fase de preparación tras las grandes sensaciones mostradas en los amistosos contra Bosnia Herzegovina y Corea del Sur. Al equipo le faltó un 'plus' de convicción para dar la vuelta al marcador y se vio inmerso en un 'quiero y no puedo' que frenó en seco las grandes sensaciones con las que se presentaron.

 

No obstante, la insistencia se encontró una y otra vez con una muralla georgiana impenetrable, negándole premio alguno al cuadro español y obteniendo una victoria histórica para Georgia. El 0-1 fue un duro traspié para los de Vicente del Bosque en la víspera de su marcha hacia Francia, país anfitrión en la Eurocopa que dará el pistoletazo de salida este viernes. 'La Roja' debuta el lunes ante la República Checa.