España rechaza el fin de las cuotas lácteas en 2015 porque agravará la situación del sector

"Espero que con ocasión de la presentación del informe de la Comisión sobre la evolución del mercado lácteo y del régimen de cuotas previsto para finales de año podamos avanzar en esta reflexión", ha explicado Arias Cañete.
EUROPA PRESS

El ministro de Agricultura, Miguel Ángel Arias Cañete, ha rechazado este miércoles el fin de las cuotas lácteas en 2015 pactada en la reforma comunitaria del sector en 2008 porque su fin contribuirá a agravar "todavía más la mermada competitividad del sector productor lechero" en Europa.   

"Lamentablemente me temo que la finalización del régimen de cuota láctea agrave todavía más la mermada competitividad del sector productor lechero", ha manifestado Arias Cañete durante un debate público con sus homólogos para discutir el fin del régimen de cuotas de azúcar, cuya eliminación también está prevista en 2015, según la reforma pactada en 2006.    

El ministro ha justificado su intervención a favor del mantenimiento del régimen de cuotas lácteas pese a no estar en el "orden del día" de la reunión porque el Ejecutivo español sigue "con mucha preocupación" la evolución del sector en los últimos meses.  

La Comisión Europea se comprometió a presentar a finales de año un informe sobre la evolución del sector y el posible impacto para el mismo del fin de las cuotas lácteas, previsto para finales de año. "Espero que con ocasión de la presentación del informe de la Comisión sobre la evolución del mercado lácteo y del régimen de cuotas previsto para finales de año podamos avanzar en esta reflexión", ha explicado Arias Cañete.


¿FIN DE CUOTAS DE AZÚCAR?
El Gobierno español también se opone a la supresión del régimen de cuotas de producción de azúcar en 2015 como plantea la Comisión Europea y reclama prorrogar el sistema actual "hasta 2020" para garantizar el aterrizaje suave para el mismo, según ha explicado el ministro durante el debate público.   

"Consideramos que esta no es una opción viable y que sus consecuencias pueden ser muy perjudiciales para el sector productor y transformador comunitario. Por ello, la única medida que en nuestra opinión garantizaría una transición suave para el sector hacia la liberalización del mercado sería una prórroga del actual sistema de cuotas hasta 2020", ha reclamado Arias Cañete.   
El ministro ha insistido en que teniendo en cuenta "el impacto socioeconómico que podría ocasionar en las regiones productoras" el fin del régimen de cuotas hay que garantizar un periodo transitorio "suficiente" para "que el sector sea capaz de asimilar este nuevo reto". "Por eso, no podemos admitir que las cuotas desaparezcan en el año 2015", ha insistido.   

El Gobierno español pide "tener presente las consecuencias del intenso proceso de re-estructuración que ha tenido en el sector del azúcar a raíz de la reforma del 2006" porque aunque "se ha conseguido mejorar la competitividad y rentabilidad del sector azucarero productor e industrial esta reestructuación ha tenido fuerte impacto en el tejido económico del sector".   

El ministro ha recordado que la reestructuración del sector en España "ha supuesto el abandono de más del 50% de las cuotas de azúcar e isoglucosa y el cierre de 7 de las 12 fábricas que operaban antes de la reforma". "Las zonas remolacheras afectadas aún se hallan en un proceso de adaptación y reconversión", ha insistido.   

El ministro ha recordado además que muchas de las decisiones que han tomado productores y empresas azucareras lo han hecho "sobre la base de que se dotaría de una cierta estabilidad al régimen de cuotas y de precios institucionales".   

"El sector azucarero comunitario tiene que continuar avanzando avanzando en esta línea de mejora de competitividad para eliminar progresivamente medidas de mercado que, si bien están orientadas a garantizar la producción comunitaria, suponen una limitación de la producción como el régimen de cuotas", ha concluido.   

La mayoría de países de la UE se ha mostrado a favor de mantener las cuotas de azúcar -con algunas excepciones como Dinamarca, que rechaza mantener el sistema de cuotas--, pero el comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, ha cuestionado "la lógica" de mantener el régimen de cuotas que los Estados miembros acordaron hace años eliminar.   

"¿Donde está la credibilidad de lo que decidimos de un año para otro?. Hay suficientes argumentos para que la Comisión mantengan su posición", ha zanjado el comisario.