España prevé recibir más de 300.000 turistas chinos en 2014

Turismo chino

Espera en torno a 612 millones de euros de gasto.

España espera superar la barrera de los 300.000 turistas chinos para este año, si este mercado continúa creciendo a un ritmo de entre el 20% y el 25%, continuando la tendencia de los últimos años.

 

En una entrevista concedida a Europa Press, el presidente de la Asociación Chinese Friendly, Kurt Grötsch, asegura que los turistas chinos superaran el millón de llegadas a España en 2020, teniendo en cuenta que, a nivel global, los desplazamientos desde este país al extranjero sobrepasarán los 100 millones en 2014, seis años antes de lo previsto por la Organización Mundial del Turismo.

 

"Si se consiguiese que en 2015 haya medio millón de visitantes chinos parece realista que en 2020 se consiga el objetivo de atraer este millón de turistas a los que aspiran todos", señaló.

 

Tras revisar sus previsiones, la OMT calcula que China exportará 1.000 millones de turistas en 2020, a un ritmo anual de crecimiento del 5% y recibirá 170 millones de viajeros. De cumplirse este pronóstico, China se convertiría en el primer país receptor y emisor de turistas del mundo, situada hoy en tercer y cuarto lugar, respectivamente.

 

Con una media de gasto por viaje de 2.040 euros, el doble que los alemanes, se espera que los turistas chinos desembolsen cerca de 612 millones en nuestro país en 2014. Parte de este gasto corresponde a las compras, a las que destinan entre 350 euros y 800 euros en cada viaje, por encima del gasto en comida o alojamiento.

 

De media, un visitante de China invierte 2.040 euros en un paquete turístico a la hora de visitar España. Fuera del paquete, el turistas chino gasta una media de 167 euros al día, principalmente destinado a la moda y e vestido que representan el 43% del total de compras realizadas, según datos de Global Blue.

 

Previamente al viaje, el 83% de ellos se informa acerca del destino que van a visitar en Internet. El destino en sí, los mapas de transportes y las guías de viajes, concentran el mayor número de búsquedas.

 

No obstante, el porcentaje de clientes que contrata finalmente el viaje de forma 'online', en torno al 15%, sigue siendo bastante reducido, a pesar de los 618 millones de usuarios que concentra el medio cibernético.

 

En el caso del turista de lujo, este gasto asciende a 8.000 euros de media por viaje, siendo Londres una de las ciudades donde más invierten a pesar de no encontrarse entre sus destinos preferidos, con un gasto medio por turistas de 3.200 euros según un estudio realizado por Global Blue. Por ello, no es de extrañar que se sitúe como el país con mayor gasto turístico del mundo con aproximadamente 88.143 millones de euros en 2013.

 

En España, el mercado chino es todavía "una asignatura pendiente", ya que sólo el 0,33% de los 64 millones de turistas recibidos en 2013 fueron chinos, unos 214.000, una "cifra insignificante" para Grötsch, que se debe al descubrimiento tardío del potencial turístico de este mercado. A nivel europeo, España se sitúa en novena posición en volumen de llegadas procedentes del país asiático.    

 

Según datos proporcionados por Turespaña, China se situó como el tercer país asiático que más turistas emitió hacia nuestro país en 2013, por detrás de Japón y Australia, con 252.099 visitantes, un 35,1% más que el año pasado. El gasto medio diario se situó en 180 euros y el gasto medio por persona en 2.008 euros, representando uno de los mayores aumentos respecto al resto de países con una subida superior al 14% en ambas variables.

 

Más allá de la perspectiva turística, los viajeros chinos comienzan a ser vistos como "fuente de ingresos" que permiten inversiones en otros sectores como el inmobiliario o el empresarial.

 

Con 97 millones de desplazamientos registrados el año pasado, un 16,8% más que en 2012, China ha pasado a liderar el ránking de mercados emisores a nivel mundial y ha convertirse en una de las regiones con mayor crecimiento en este sector, debido a la mejora de las condiciones económicas y a la proliferación de la clase media.

 

El turismo nacional, practicado por cerca del 70%, sigue teniendo gran peso en China, con una media de 3.000 millones de desplazamientos domésticos al año, unos 3 viajes al año, según la OMT.

 

De hecho, 330 millones turistas realizaron viajes por el interior del país, con Hong Kong y Macao como los destinos predilectos al captar en torno al 67,8% del total, mientras que Europa en su totalidad sólo logró acaparar un 5% (cerca de 5.000 millones), frente al 20,7% del resto de destinos asiáticos, según datos extraídos del Libro Blanco del turismo chino publicado recientemente.

 

Estados Unidos es el destino preferido por estos turistas, con 1,72 millones de viajeros recibidos en 2013, mientras que Rusia, Francia y Suiza son los más demandados cuando viajan a Europa, concentrando en su conjunto 2,5 millones de llegadas.

 

La mayoría de participantes en la publicación, incluido Grötsch, coinciden al señalar la conectividad como uno de los principales obstáculos a los que debe hacer frente España, al suponer "un impulso decisivo para la captación de este turismo".

 

Actualmente, los aeropuertos españoles cuentan únicamente con siete vuelos semanales directos al país efectuados por Air China desde Barcelona y Madrid, frente a los cerca de 80 con los que cuenta Alemania o los 50 de Reino Unido.

 

A pesar de todo, aerolíneas como China Eastern, China Southerny Cathai Pacific y Hainan Airlines se encuentran estudiando nuestro mercado. En el caso de Hainan, se espera que retome los vuelos a España tras comprar el 20% de NH Hoteles, mientras que China Eastern prevé conectar Shangái y Madrid para finales de año mediante un acuerdo con Air Europa.

 

La promoción supone otro de los "factores clave" para aumentar la demanda, con especial atención a la redes sociales como Wechat, utilizada por la mayoría de los habitantes del país chino ya que reúne en una sola aplicación Facebook, Youtube y Twitter.

 

Sin embargo, a pesar de la penetración de Internet en la sociedad china, con más de 1.000 millones de teléfonos móviles en uso, la compra 'online' todavía no está muy extendida y sólo el 15% de las reservas y hoteles y billetes de avión se efectúa a través de Internet.

 

Junto a la conectividad, la barrera idiomática, la seguridad y la expedición de visados, representan otros tres grandes "hándicap" para España, aunque se ha logrado mejorar en lo que a flexibilización de visados se refiere.