España necesita más ajustes en 2014, lo que lastrará el crecimiento del 0,7% previsto por el FMI

El Gobierno español tendrá que adoptar nuevas medidas de consolidación fiscal para 2014, lo que se traducirá en un impacto negativo sobre la previsión de crecimiento del 0,7% para el próximo año manejada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que espera que el PIB español se contraerá un 1,6% en 2013, un empeoramiento de dos décimas respecto al descenso de 2012.



WASHINGTON, 16 (EUROPA PRESS)



En este sentido, el subdirector del Departamento de Investigación del FMI, Jorg Decressin, apuntó en rueda de prensa que el déficit de España en 2012 rondó el 10% al incluir el saneamiento de la banca y se espera que baje al 6,5% este año, pero "para 2014 no hay una reducción adicional inherente en los planes, por lo que habrá que tomar nuevas medidas".

"Tendrá que haber ajustes. No realizarlos no es una opción", sentenció Decressin al referirse a España y eso quiere decir que el pronóstico de crecimiento del FMI para el país en 2014 "quizás pueda resultar demasiado alto ya que una vez que entren en vigor los ajustes; el crecimiento, de hecho, será menor", dijo Decressin.

De este modo, el funcionario del FMI apuntó que el reto del Gobierno español es definir esta estrategia de consolidación, de manera que perjudique lo menos posible al crecimiento de la economía.

A este respecto, Decressin instó a las autoridades españolas a proseguir con las reformas estructurales, destacando la importancia de la reforma del mercado laboral, y recomendó avanzar en la liberalización del sector servicios, así como a seguir con la reforma del sector financiero "donde se han realizado buenos avances" y hay que asegurar el funcionamiento efectivo del 'banco malo' para que contribuya al saneamiento de las entidades españolas.

INCERTIDUMBRE EN LA BANCA.

En este sentido, el director del Departamento de Investigación, Olivier Blanchard, subrayó la importancia de lograr una unión bancaria en la eurozona para acabar con la incertidumbre sobre la situación real de los bancos españoles.

"Todavía hay incertidumbre sobre la verdadera situación de los bancos españoles", indicó Blanchard. "La unión bancaria tendrá un papel fundamental en este área", aunque admitió que "a pesar de la buena voluntad todo se está haciendo muy lentamente".