España inicia 2014 más preocupada por el paro y la corrupción

Centro De Investigaciones Sociológicas

España ha estrenado el año 2014 más preocupada por el paro y la corrupción, una encuesta que, no obstante, también refleja una ligera disminución del pesimismo económico para el futuro.

El sondeo se basa en 2.480 entrevistas realizadas en 239 municipios de 49 provincias entre los días 1 y 15 de enero, con lo que ya registra los efectos de la anunciada de la reforma de la ley de aborto, la imputación de la infanta Cristina, los disturbios en el barrio burgalés del Gamonal y la entrevista entre Mariano Rajoy y Barack Obama.


La principal preocupación de los españoles sigue siendo el desempleo, que aparece citado en el 78,5 por ciento de los cuestionarios. La inquietud por el desempleo ha crecido 1,5 puntos respecto a diciembre, pero todavía está lejos de su cota máxima de los últimos años, el 84,1 por ciento que registró en mayo de 2011.

COINCIDIENDO CON LA IMPUTACIÓN DE LA INFANTA

La corrupción repite en el segundo lugar de la tabla, esta vez con un 39,5 por ciento de menciones, dos puntos más que en el mes anterior. Este repunte ha coincidido con la imputación por blanqueo de capitales y delito fiscal de la infanta Cristina en el 'caso Nóos'. En enero también subió la mínima preocupación que los españoles muestran por la Monarquía, que fue mencionada en el 0,6 por ciento de los sondeos.

Los problemas económicos en general continúan como tercer problema nacional, al figurar en el 30,5 por ciento de las entrevistas. Le sigue, en cuarto lugar, la clase política, con un 26,4 por ciento, y el quinto es, un mes más, para la sanidad, con un 11,6 por ciento de menciones. Mientras que la inquietud por la sanidad ha subido seis décimas en un mes, la relativa a la educación ha caído un punto y ahora se coloca en el séptimo puesto, dejando el sexto los problemas sociales en general (7,5%).

En enero también se incrementó en un punto la preocupación por el terrorismo, que se anota su porcentaje más alto de los últimos dos años al aparecer en el 1,5 por ciento de los sondeos. Se da la circunstancia de que, mientras el CIS preguntaba a los españoles, tuvo lugar la operación contra los abogados de presos de la banda y la manifestación en Bilbao en favor de este colectivo que PNV y Sortu convocaron a la limón.

REFORMA DEL ABORTO

Este es el primer barómetro del CIS tras conocerse la reforma de la Ley del Aborto que planea el Gobierno, un tema que ha irrumpido en la lista de problemas nacionales, aunque con porcentajes marginales. En concreto, se ha citado en el 0,2 por ciento de los cuestionarios como un problema nacional, y en el 0,5 por ciento en la lista de problemas personales.

Esta relación subjetiva sigue encabezada por el paro (citado por uno de cada dos consultados), los problemas económicos (cerca del 30%), la sanidad (12,6%), la corrupción el fraude (11,85) y la clase política y los partido (9%).

Como todos los meses el CIS ha pedido a sus entrevistados que definieran la situación económica, que es "mala o muy mala" para el 86,7 por ciento y "buena" para el 0,8. Sólo el 10 por ciento cree que está mejor que hace un año y el resto se divide a partes iguales entre lo que consideran que ha mejorado y los que la ven igual.

Sí se aprecia algo menos de pesimismo de cara al futuro. Así, aunque son mayoría (42%) los que auguran que la economía seguirá igual dentro de doce meses, respecto a diciembre ha crecido en 3,3 puntos el porcentaje de quienes esperan que mejore (23,3%), mientras que los que pronostican que irá a peor han pasado del 30 por ciento de diciembre a un 23,2 por ciento en enero.

EL 17 POR CIENTO TEME IRSE AL PARO

Sin embargo, un 57 por ciento de los entrevistados por el CIS que están en paro considera que es "poco o nada probable" que encuentren un trabajo este año, frente al un 35 por ciento que confía en colocarse en 2014. De los que todavía trabajan, sólo el 17 por ciento teme irse al paro, mientras que e, 75 por ciento contempla como "poco o nada probable" esa posibilidad.

Por otra parte, más del 80 por ciento sigue considerando "mala o muy mala", la situación política actual y no llegan al 2 por ciento los que la juzgan como "buena o muy buena". Con la vista puesta en enero de 2015, la mitad de los encuestados cree que estará igual, un 28,6 por ciento apuesta a que empeorará y el 10,4 por ciento dice que irá a mejor.