España convierte en su gran arma a la mejor defensa del torneo

La selección femenina de baloncesto, que dirige el salmantino José Ignacio Hernández, inicia hoy la segunda fase del Mundial con la confianza de haber pasado invicta el primer grupo y el objetivo de alcanzar después de los encuentros ante Japón, la República Checa y Rusia, un cruce lo más favorable posible.
T. S. H.

Las expectativas eran muchas antes de acudir a la cita y las sensaciones hasta ahora son inmejorables porque los principales baluartes de la selección están funcionando y, sobre todo, porque sobre la pista el equipo está consiguiendo uno de sus principales objetivos:Hacer de su defensa su mejor ataque. España tiene hasta ahora la mejor defensa del torneo con 162 puntos encajados en tres encuentros, lo que hace una media en contra de tan sólo 54 puntos. Precisamente en este grupo se encontrará con el segundo equipo que mejor está defendiendo, la República Checa, que ha sumado seis puntos más en contra que las españolas con la diferencia de que la roja no ha encajado ninguna derrota y las anfitrionas cayeron en su partido ante Rusia. Australia (174), Rusia (174) y Estados Unidos (185), por este orden, son las selecciones que también presumen de estar a un gran nivel atrás.

El buen trabajo defensivo está permitiendo a las españolas progresar en ataque como más le gusta, con velocidad y por ello son muchos los puntos que están llegando con facilidad y España es la tercera selección más anotadora con 233 puntos (77,6 por encuentro), por detrás de las todopoderosas Estados Unidos (288) y Australia (246). Junto a norteamericanas, australianas y rusas, las españolas son las únicas que han pasado limpias a una segunda fase en la que se encontrarán con rivales que plantearán muchos más problemas y que pondrán a prueba la resistencia del muro español.