España busca el brillo perdido y dar un golpe de autoridad ante la República Checa

CON PASO FIRME HACIA POLONIA Y UCRANIA. La selección de Vicente del Bosque se mantiene invicta y puede dejar casi sentenciado su pase
EFE
La selección española, campeona de Europa y del mundo, busca reencontrarse en Granada con su verdadera identidad, ante la República Checa, el rival más exigente en su perfecto caminar hacia la Eurocopa 2012, y firmar un cuarto triunfo consecutivo que sería un golpe de autoridad para dejar encarrilada su clasificación.

España quiere vencer y recuperar la brillantez. Es el rival a batir tras llegar a la cima en Sudáfrica. Derrotas en amistosos ante Argentina (4-1) y Portugal (4-0), el empate de México (1-1) o el triunfo sin brillo ante Colombia (1-0) han alejado a la Roja de la excelencia. El regreso de la competición oficial vuelve a motivar a los campeones del mundo.

Y su rival es la República Checa de Rosicky y Baros, con la que en principio se jugará el liderato de grupo. Su visita a Granada permite a los internacionales españoles alejarse por unos días de la actividad de sus clubes en un momento decisivo. Del Bosque ha trabajado una idea desde el inicio de la concentración, la importancia de ganar para dejar el grupo sentenciado.

España lo lidera con pleno de triunfos, tres de tres, y le sigue su rival con dos victorias y una sorprendente derrota en su visita a Lituania. El seleccionador tendrá que mover piezas de su once tipo. Las ausencias por lesión de titulares como Puyol y Pedro le obligan.

Del Bosque ha probado a diario el mismo equipo. Mostrará la que es pareja de futuro como centrales: Sergio Ramos-Piqué. El andaluz abandona la banda, para la entrada de Arbeloa en su gran año. Mientras, Fernando Torres vuelve a ser titular. Busca romper su sequía. Tras su fichaje por el Chelsea no ha marcado. Meses de búsqueda que generan ansiedad en un jugador que vive del gol.

Mientras tanto, la República Checa llega a la localidad granadina con la motivación que provoca enfrentarse al campeón del mundo en un duelo de prestigio largamente esperado, al que los centroeuropeos acuden con el medio Tomas Rosicky y el delantero Milan Baros como sus principales referentes de cara a dar esta noche la sorpresa.