España aparta a Alemania 'in extremis' y pasa a octavos de final

El equipo de Scariolo vence por un punto (76-77) a Alemania y sigue viva en el Eurobasket gracias a un 'Chacho' pletórico que despertó a la selección. Emoción hasta el final con un tiro libre fallado por Schroder.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ALEMANIA: Schröder (26), Tadda (-), Zipser (7), Nowitzki (10), Pleiss (10) --quinteto inicial--; Lo (14), Giffey (2), King (-), Schaffartzik (-), Gavel (-), Benzing (3) y Voigtmann (4).

  

ESPAÑA: Llull (14), Ribas (8), San Emeterio (-), Mirotic (12) y Pau Gasol (16); --quinteto inicial--; Sergio Rodríguez (19), Rudy Fernandez (5), Reyes (1) y Hernangómez (2).

 

PARCIALES: 20-18, 18-23, 10-19 y 28-17.

 

ÁRBITROS: Sreten Radovic (CRO), Aare Halliko (EST) y Tomas Jasevicius (LIT). Sin eliminados.

 

PABELLÓN: 02 World de Berlín.

La selección española de baloncesto se ha clasificado para los octavos de final del Eurobasket 2015, tras ganar en Berlín con apuros al equipo de Alemania (76-77) en un partido donde el base Sergio Rodríguez ha destacado con 19 puntos, y gracias también a un tiro libre fallado en los últimos segundos por el base local Dennis Schröder.

  

Después de completar las cinco jornadas del grupo B, los pupilos de Sergio Scariolo lograron su tercera victoria y afrontarán los cruces con cierto alivio. Y es que, guiada también por el pívot Pau Gasol en el juego interior --16 puntos--, España salvó la pesadilla de despedirse del torneo a las primeras de cambio, algo que no ocurre desde hace más de dos décadas.

  

Para ello, Gasol tomó las riendas ofensivas desde los primeros compases. Además, se prestó más atención a un aspecto defensivo muy criticado en las jornadas previas, por una inoportuna falta de intensidad que ahora se antojaba clave. La rapidez de movimientos del base Schröder, así como la rapidez mental del incombustible Dirk Nowitzki, eran armas alemanas a vigilar de cerca.

  

Sin embargo, España no permitió que sus adversarios empezaran a carburar y marcó distancias con un parcial inaugural de 5-9. Habían transcurrido solo cuatro minutos y desde luego no era una renta fastuosa, pero los de Scariolo se mostraban capaces de encarar este particular 'match point'.

  

Con Schröder de jefe de filas y con el pívot Tibor Pleiss acaparando responsabilidad, Alemania echaba de menos la aportación de Nowitzki. Pese a todo, un arreón final propició que los anfitriones culminaran el primer periodo por delante (20-18). La inconexa labor de Nikola Mirotic, en ataque, y la discreta actuación de Sergio Llull, como director de juego, eran un pequeño lastre para las aspiraciones españolas.

  

Entonces Scariolo decidió otorgar galones al otro base del Real Madrid, un Sergio Rodríguez que interpretó los ritmos del partido y dio el soplo de aire fresco que necesitaba la 'ÑBA'. Con el 'Chacho' de patrón, España encontró la fórmula para desperezarse y mandar por 35-41 a 1:48 para el descanso.

  

Era la máxima diferencia a favor hasta ese momento y, aunque los teutones dieron un pequeño susto al expirar los 20 minutos (38-41), tal renta fue mejorada en un tercer cuarto muy, muy acertado. El parcial acumulado de 10-19 se fraguó en vehemencia defensiva, lo que tanto se había reprochado a España tras su derrota ante Italia.

 

DE AMPLITUD EN EL MARCADOR A ANGUSTIA FINAL

  

Ese providencial tercer periodo vivió amplias distancias favorables a España, un equipo apoyado en la pertinente labor de Pau Ribas y merodeando ya la decena (46-56, min.28), o incluso superándola al consumar los 30 minutos en el electrónico del Mercedes-Benz Arena (48-60).

  

A pesar de ese buen hacer, los germanos no se dieron por vencidos y exprimieron sus opciones para no decepcionar otra jornada más a su público. El último cuarto se avecinaba como un trance apacible, pero Schröder rompió cualquier previsión de calma y espoleó a su selección hasta casi forzar la prórroga.

  

De manera paulatina, Alemania recortó su desventaja y tuvo en las manos de su base titular la oportunidad de convertir el 74-77 en 77-77. Tras encadenarse tres malos ataques de España, Schröder se jugó la última posesión y provocó una discutida falta personal de Ribas que le agraciaba con tres tiros libres.

  

El jugador teutón anotó los dos primeros --26 puntos totales--, pero erró el tercero y Gasol agarró a una mano el rebote de la ilusión española; ese mismo rebote que ratificó la eliminación germana, y en un campeonato que participaba como uno de los cuatro países anfitriones. El resultado de la conclusión (76-77) mete a Scariolo y sus pupilos en los ansiados cruces, donde otro error más se penalizaría muy caro.

Noticias relacionadas