EspaĂąa quemĂł lo negativo en la hoguera de San Juan

 

ImportantĂ­sima victoria de nuestra selecciĂłn espaĂąola frente a un conjunto letĂłn, invicto hasta este encuentro.

 

EspaĂąa estaba volando demasiado raso, encontrĂĄndose con muchos obstĂĄculos por el camino; pero, tras este choque, alzan el vuelo cogiendo aires nuevos, aunque todavĂ­a no han llegado a la altura de su hĂĄbitat natural.

 

Parece que la noche de San Juan llegó hasta Katowice para sanear el vestuario español. Las chicas quemaron en la hoguera todos los aspectos negativos para renovarse: miedos, derrotas, tensiones, falta de confianza, etc. Pero a Marta es evidente que se le olvidó poner en el papelito “no hacerme más daño” (tengo que reconocer que me cambió el humor al ver la jugada y escuchar su chillido). Aún así, la noche más corta del año ayudó a las nuestras sin necesidad de brujería.

 

Antes de empezar el partido, yo tenía cierto miedo porque en las filas del equipo técnico letón está un buen amigo, Julián Martínez, que tiene un gran conocimiento del baloncesto español y podría haber puesto la estaca a nuestra selección. La presión a toda cancha seguida de una defensa zonal nos hizo daño hasta que encontramos el hueco para romperla y poner una diferencia sustancial en el marcador, que se le hizo cuesta arriba a las letonas. Menos mal que hemos ganado, porque escuchar sus vaciles este verano hubiera sido llenarme de toda esa paciencia que no tengo, aunque en su twitter ha manifestado: “Nunca una derrota supo tan bien. Ganó España y para nosotros el partido importante es Montenegro”.

 

Hablando del partido, a España le costó meterse de lleno en él, dándole esperanzas al rival. No obstante, en la segunda parte, nuestra selección nos ofreció un reflejo de lo que es capaz de hacer: numerosos robos de balones, contraataques fáciles, rebotes en ataque, juego en equipo, etc. Y en cuanto a nuestras jugadoras se refiere, yo destacaría a Anna Montañana, que le costó meterse, pero al final hizo un partido completo; y a Laia Palau, que –gracias a sus robos, rebotes y triples– impulsó a las rojas, cual catapulta, a la victoria. Es gracioso, porque –cuando acaba el encuentro– me quedo con la sensación de que Sancho ha hecho un partido muy normalito, pero luego veo las estadísticas y me doy cuenta de que ha sido la mejor. Es como una hormiguita que va poco a poco labrándose el camino y que apenas hace ruido. Tenemos el listón para ella tan alto, que si no lo desborda, pasa desapercibida.

 

Con todo esto, viendo lo que estĂĄ ocurriendo dentro del campeonato, el tercer o cuarto puesto en nuestro grupo puede que no sea tan malo por el tema cruces. Ya se verĂĄ quĂŠ pasa.

 

Besos.

 

Isa SĂĄnchez.

 

P.D.: MaĂąana viajo a CĂĄceres para colaborar en el Campus de CalderĂłn durante una semana. Espero tener opciones para seguir viendo los partidos y poder continuar escribiĂŠndoos. Eso sĂ­, voy a necesitar mĂĄs que nunca de la colaboraciĂłn de mi amiga Eva al teclado, asĂ­ que si algo no os gusta, ÂĄEs culpa suya! Esto de ser de las noticias mĂĄs leĂ­das del periĂłdico no puede decaer...