Es tiempo de almacenar

 
Afalta de fútbol, puntos y que nos quiten lo bailao. La Unión Deportiva Salamanca sigue sin hacer ese partido que enamore o que convenza de que su idea hacia la victoria pasa por jugar mejor que su adversario, pero por contra ofrece un oficio extraño en un equipo de esos que se llaman ahora en construcción y, sobre todo, sigue acumulando puntos. Como la hormiga almacena por si viene malo el invierno y con las que se han pasado en estos lares eso no es nada despreciable.

Ante el Recreativo de Huelva se siguió esa línea irregular en el juego pero efectiva en el marcado. Óscar Cano reforzó su centro del campo con la recuperación de Miguel y Héctor Yuste, menos preciosistas pero más rocosos y un valor necesario ante las dudas que podría generar la presencia de una zaga de circunstancias. Por cierto, por ahí, aunque el Recreativo de Huelva pisó área con más asiduidad y peligro que los charros se resolvió bien porque las ocasiones fueron contadas y cuando realmente llegaron ahí apareció la enorme figura de un Biel Ribas que va camino de exigir una estatua en la entrada del Helmántico.

Guardada la ropa atrás y con las ideas más o menos justas en la zona de creación, todo quedaba a la inspiración de alguna jugada aislada en la zona de arriba y una vez más apareció porque calidad para ello, la hay. Sarmiento no se perdió en el regate y vio el desmarque perfecto de Marcos Márquez que actuó como ese ‘9’ definitivo en un equipo de Segunda. Después tocó defenderse, quizás más de lo debido porque el equipo se retrasó demasiado, pero las cosas siguen saliendo bien.