Es necesario aumentar la donación de cerebros para avanzar en la investigación del Alzheimer

Desde hace ya casi cuatro años que se puso en marcha el Banco de Tejidos de la Fundación CIEN (BT-CIEN) la donación de cerebros ha ido aumentando exponencialmente hasta llegar a los 400 muestras de tejido cerebral, unas 100 recogidas el último año.

Sin embargo el doctor Jacques Selmes, expresidente de Alzheimer Europe y secretario de la Fundación Alzheimer España (FAE), alerta de la necesidad de aumentar la donación para avanzar en la investigación del Alzheimer y de otras enfermedades neurodegenerativas.

 

La donación de cerebros es fundamental ya que los investigadores necesitan tejidos cerebrales humanos para descubrir las causas y los mecanismos por los que se llega al Alzheimer ya que, señala a Europa Press, "de momento la investigación está estancada y los investigadores necesitan disponer del tejido humano".

Precisamente, con el objetivo de "sensibilizar a la población para generar más donaciones" se ha celebrado este jueves 'Donas su cerebro: ¿Por qué? ¿Cuándo? ¿Cómo?', dentro del XVI Encuentro Temático de la Fundación Alzheimer España, que ha pretendido despejar las dudas que puedan existir en la población sobre este tema.

Para Selmes tras "15 años de fracasos de sustancias para el tratamiento contra el Alzheimer", se hace necesario avanzar en la investigación básica que es la que proporciona estos tejidos y la que podría facilitar que conozcamos las causas de la enfermedad y, en un futuro, ayudar a mejorar fármacos para paliar e incluso frenar la enfermedad.

Por tanto, "hay que donar de una forma desinteresada para ayudar a la investigación y al Alzheimer", afirma seguro de que ésta es la línea de investigación más apropiada en estos momentos, aunque de ella no espera que en los próximos surja un tratamiento contra esta enfermedad.

El tejido humano contiene todos los datos moleculares (proteínas, etc.) sobre estas enfermedades neurodegenerativas y su estudio constituye la base sobre la que poder desarrollar fármacos y estrategias terapéuticas. Asimismo, también contiene la información genética y molecular necesaria para poder establecer en un futuro posibles biomarcadores que permitan un diagnóstico precoz.

De hecho, uno de los objetivos primordiales de las investigaciones se centran en "reconocer" los cambios que se producen progresivamente en el cerebro de las personas afectadas. Por ello es importante obtener tejidos de personas que se hayan visto afectadas aunque, advierte el experto, "puede donar todo el mundo".

"Los investigadores necesitan tanto cerebros de enfermos con patologías neurológicas como cerebros normales. Todo el mundo tiene la posibilidad de donar su cerebro", explica Selmès, quien destaca que lo ideal sería realizar la donación en el momento en el que persona tiene facultades intelectuales para tomar su decisión, es decir al inicio de la enfermedad.

La mayoría de las donaciones corresponden a pacientes con demencia, principalmente de tipo Alzheimer, aunque destacan también las donaciones de esclerosis lateral amiotrófica, y de Parkinson y demencia con cuerpos de Lewy.

El BT-CIEN promueve el estudio de enfermedades neurológicas y es responsable de la recogida, procesamiento y almacenamiento de cerebros, sangre, líquido cefalorraquídeo y otros tejidos que hayan sido cedidos voluntariamente en vida; material que se pone al servicio de los investigadores que lo soliciten.

Esta iniciativa no es única en el mundo, "otros países ya tienen bancos y existe una red internacional de tejidos", aunque España está aún lejos de alcanzar el número de donaciones de otros países como Gran Bretaña, aunque supera a países del sur de Europa donde existen escasos bancos de cerebros.