Es la hora de la revancha

 
efe / Potchefstroom
La selección española pretende cerrar definitivamente la herida que le provocó Paraguay en el Mundial de Francia’98, con el 0-0 de Saint Etienne que dilapidó sus opciones en aquella cita y la envió de vuelta a casa antes de lo que tenían pensado.

España y Paraguay se medirán el sábado en el estadio Ellis Park de Johannesburgo en los cuartos de final de Sudáfrica 2010. Es la ocasión perfecta para tomarse la revancha y olvidar por fin aquella nefasta noche del Geoffroy-Guichard que ya no tuvo remedio.

Aunque el conjunto de Javier Clemente goleó en su último partido a Bulgaria (6-1) en Lens, los sudamericanos derrotaron a Nigeria (3-1) y dejaron fuera del torneo al cuadro español.

El encuentro de Saint Etienne fue un asedio constante de los jugadores españoles ante un rival encerrado, con Carlos Gamarra y Celso Ayala como mariscales de la defensa y José Luis Chilavert en la portería.

Los de Paulo César Carpeggiani no concedieron un milímetro a los jugadores españoles, que además no tuvieron el acierto necesario para derribar el muro.

España se tomó parte de revancha en el Mundial de Corea y Japón 2002. Ambos se volvieron a encontrar en la segunda jornada de la primera fase y el equipo de José Antonio Camacho se impuso por 3-1 y firmó su clasificación. No obstante, los paraguayos acabaron como segundos de grupo y también se clasificaron para octavos de final.

Un gol en propia puerta de Carles Puyol a los diez minutos puso el partido muy cuesta arriba, pero el equipo de José Antonio Camacho en esta ocasión sí que pudo rubricar su dominio. Tuvo que esperar al segundo tiempo, pero ahí fue un huracán con dos goles de Fernando Morientes y otro, de penalti, de Fernando Hierro que le dieron la victoria.

El último enfrentamiento fue un amistoso en el nuevo Las Gaunas de Logroño, el 16 de octubre de 2002, y, como en el primero, Paraguay hizo valer su disposición defensiva y supo sacar un 0-0. Fue un encuentro como el de Saint Etienne.

España, dirigida por Iñaki Sáez, llevó el peso del encuentro, atacó y se atascó ante la zaga del cuadro de Aníbal Maño Ruiz, que por entonces estaba invicto bajo su mandato.

En total han sido tres partidos, con una victoria española y dos empates a cero. Paraguay aún no se ha impuesto a España. La cuarta página de estos enfrentamientos se escribirá, con mayor trascendencia que nunca, en el mítico Ellis Park. A partir de las 20:30 horas de mañana se sabrá si España se toma la revancha o Paraguay sigue haciendo historia.