¿Es bueno calzar bailarinas?

A pesar de que este calzado conocido como bailarin puede ser más cómodo y anatómico también entraña riesgos para nuestra biomecánica si su uso es continuado o exclusivo.

Como en todo, el uso de calzado no es una excepción, los extremos no son buenos. Nuestros pies no están hechos para un tacón de aguja de 10 centímetros que perjudica la posición del pie al caminar ni para una bailarina completamente plana que no aporta ningún soporte al pie. 

 

La bailarina, la forma en la que suele denominarse a un calzado de suela completamente plana y material ligero, resulta más cómoda que el tacón elevado porque se acerca más a la posición anatómica del pie pero ir en plano supone un esfuerzo añadido para la fascia plantar al despegar el pie del suelo.

 

Las bailarinas sujetan poco al pie y no llevan contrafuerte, por lo que pueden dar problemas de lateralización. Si existe valguismo o pronación se acentúan estos problemas y el pie se va más hacia adentro o hacia afuera.

 

El uso continuado de bailarinas ocasiona dolor en el hueso del talón, el calcáneo, dando lugar a la fascitis típica. 

 

CALZADO PLANO, RECOMENDACIONES

 

A pesar de lo cómodo que pueda parecer este tipo de calzado al no provocar presiones sobre el pie, estar hecho de materiales ligeros que no pesan y no producir rozaduras, callosidades ni deformidades en los dedos, por eso se recomienda:

 

1. Cambiar la concepción del zapato como un complemento de moda y elegirlo según su función, cuándo y en qué circunstancias lo vamos a utilizar. Cada tipo de zapato tiene sus ventajas e inconvenientes.

 

2. Las bailarinas son apropiadas si el suelo es liso y no hay que moverse demasiado. Por sentido común no debe emplearse en superficies desiguales y pedregosas porque el pie es seguro que va a sufrir.

 

3. No lo pueden utilizar aquellas personas cuyos pies no tienen una estructura ósea neutra, es decir si no tienen el tobillo centrado sin lateralismo (valguismo, pronación, supinación) porque al caminar esto se va a acentuar debido a la ausencia de contrafuerte en el talón y no estar sujeto al empeine, dos aspectos que frenan las desviaciones laterales.

 

4. La bailarina no sujeta el pie ni los ligamentos internos que lo mantienen en una posición neutra y hace que se desvíe más. Si se padece obesidad, una rotación de cadera o desviación pélvica y no se emplean mecanismos de compensación como cámaras de aire para amortiguar el pie en el suelo o alzas la biomecánica del cuerpo sufrirá.