EQUO Salamanca se suma al rechazo hacia la energía nuclear en el aniversario de la catástrofe de Fukushima

Reclama que se mantengan los planes de cierre de la central nuclear de Garoña y que la Junta aplique la tasa de producción a la misma

El partido ecologista ha mostrado esta mañana en rueda de prensa su solidaridad con las víctimas del accidente de Fukusima y su nítida posición frente a este tipo de energía en el sentido de reclamar al apagón del parque nuclear español, empezando por la más vieja y hermana de la japonesa: Sata María de Garoña, en Burgos.

Cuatro de los cinco accidentes graves que ha habido en el mundo se han producido en reactores del mismo tipo que el de Garoña. Ha denunciado asimismo la estrategia del Partido Popular, estatal y autonómica, al pretender seguir embolsando cientos de millones a las grandes empresas eléctricas, mientras desoye la apuesta razonable, segura y limpia que ofrece el uso de fuentes renovables de energía, generadoras, a su vez, de una ingente batería de puestos de trabajo directos e indirectos en torno al sol, el viento y el agua, lejos de las falsas promesas de extraer uranio en Salamanca.

Durante los próximos 10 y 11 de marzo EQUO Salamanca mostrará, junto con unas 50 asociaciones y organizaciones a nivel estatal, su más contundente rechazo hacia la energía nuclear, con motivo del primer aniversario de la catástrofe en la central nuclear de Fukushima en Japón. “Bajo el lema "Fukushima, nunca más", le diremos a los gobernantes que la industria nuclear es altamente peligrosa y sucia”, ha declarado esta mañana en rueda de prensa Carolina Martín, portavoz de EQUO Salamanca. Las secuelas de la catástrofe continúan hoy, y sus efectos perdurarán durante décadas. El 11 de marzo es un día para recordar a muchas víctimas que han sufrido tragedias por causas naturales, por actos terroristas, o por desastres nucleares. Para EQUO Salamanca también es un día para exigir que se tomen todas las medidas que estén en sus manos para que no vuelvan a suceder catástrofes semejantes, de las que Fukushima y Chernóbil son los máximos exponentes. En el caso de la energía nuclear, peligrosa y contaminante,” la única solución posible es detener su funcionamiento, algo que no sólo es perfectamente posible, tanto a nivel económico como técnico, sino además deseable, a nivel social y medioambiental”, ha explicado la portavoz.

En España la central nuclear de Garoña es idéntica al nº1 de Fukushima, una de las más viejas del mundo, y con una fecha de cierre establecida. “Y el Gobierno quiere prolongar su funcionamiento de forma absolutamente irresponsable, poniéndonos en riesgo a todas las personas, a cambio de que sus propietarios sigan ganando enormes cantidades de dinero, mientras que el precio de la electricidad para los ciudadanos será el mismo, cierren o no Garoña”, ha enfatizado Carolina Martín de EQUO Salamanca. Además es innecesaria pues “aporta poco más de un ridículo uno por ciento del total de la producción eléctrica frente, por ejemplo, al record histórico de la energía eólica que este mes ha cubierto el 19,3% de la demanda del mix eléctrico peninsular”.

Por si fuera poco, el pasado jueves la Junta de Castilla y León publicaba en el BOCyL la Ley de Medidas Tributarias, Administrativas y Financieras, con iniciativas lesivas para el medio ambiente regional, en materia de energía y residuos, que benefician exclusivamente a las grandes compañías eléctricas, en especial a Endesa e Iberdrola. “La omisión más destacable, ha enfatizado la portavoz de EQUO Salamanca, es la exención del nuevo impuesto a la producción eléctrica a Garoña , que se libra de tener que aportar a la caja común 15 millones de euros anuales de sus enormes beneficios (estimados en 100 millones de euros cada año)”. De esta manera, el Partido Popular confirma su incansable labor en defensa de los intereses económicos del lobby nuclear, al tiempo que exige todo tipo de sacrificios a los ciudadanos de Castilla y León En este sentido, Carolina Martín ha recordado al nuevo ministro que Garoña, cuyo cierre previsto es para 2013, ya debería estar cerrada, pues lleva funcionando 42 años, dos más por encima del periodo para el que fue inicialmente diseñada. En este sentido, EQUO Salamanca quiere denunciar que el informe preliminar sobre las pruebas de resistencia emitido el 15 de septiembre por el CSN no analiza aspectos como la resistencia y grado de vulnerabilidad de las instalaciones nucleares frente a posibles ataques terroristas y sabotajes o ciberataques, los sistemas de contención ante impacto de aeronaves (por accidente o ataque terrorista), y los efectos del cambio climático de forma completa, pero además muestra que las centrales nucleares españolas como Garoña tienen graves problemas de seguridad.

Para la portavoz ecosocialista está claro que “nos estamos jugando mucho porque a medida que aumenta la antigüedad de una central también lo hace su peligrosidad. Cuatro de los cinco accidentes graves que ha habido en el mundo se han producido en reactores de este tipo. Nuestro país no necesita Garoña. Estamos perfectamente abastecidos”, mientras en Alemania, Italia, Bélgica y Suiza han dado pasos atrás en sus programas nucleares, incluso en Francia ha comenzado el debate.

EQUO Salamanca defiende un futuro sin nucleares y 100% renovables, por lo que aboga por el cierre ordenado pero urgente de las centrales españolas empezando por el desmantelamiento inmediato de la central burgalesa. Entre los mayores retos a los que se enfrenta la Humanidad en las próximas décadas está el cambio del modelo energético, ya que el actual modelo, basado en los combustibles fósiles y la energía nuclear, está llevando al mundo a una crisis ecológica sin precedentes.

Finalmente, para acercar el impacto de los peligros nucleares a la realidad salmantina, EQUO Salamanca han recordado esta mañana que en la provincia se suceden diversas actividades de esta índole, como la explotación de yacimientos de Uranio ubicados en Saelices El Chico, Retortillo o Villavieja, entre otros. Estas acciones son llevadas a cabo por una empresa australiana que también podría realizar proyectos conjuntos con Enusa, entidad encargada de la fábrica de combustible nuclear de Juzbado. El precio del Uranio y las acciones de esta empresa se han desplomado en bolsa estos días, lo que refleja la desconfianza en el sector de la minería de uranio como opción energética de futuro. “Estamos a la espera de terminar nuestras indagaciones al respecto, pero mucho sospechamos que detrás de todo esto sólo hay humo”, han concluido los representantes de la formación Verde en Salamanca.