Equo Salamanca alerta de los riesgos para la salud del sistema de comida precocinada en los comedores escolares

Los portavoces de Equo, Alejandro Martínez y Marta Santos (Foto: Sara Bayón)

La formación también denuncia que la Junta venda un ahorro económico cuando se trata de una "decisión política y que ni siquiera beneficia a empresas de la región porque las concesionarias pertenecen a ACS y una filial francesa".

El servicio de comida en los comedores escolares sigue generando polémica por la decisión de la Junta de recurrir a una línea fría de comida precocinada en lugar de al servicio normal en los centros de Castilla y León y de Salamanca.

 

Esto es precisamente lo que ha denunciado la formación Equo en Salamanca, que ha criticado los problemas para la salud que puede tener este tipo "de comida precocinada que primero es cocinada, luego pasteurizada, luego sellada, congelada y otra vez calentada para que la coman los niños. Cuenta con muchos puntos de riesgo y además no es más económico que el servicio normal", criticó el portavoz de Equo, Alejandro Martínez. No en vano, "desde Europa cada vez se alerta más sobre el daño que producen sustancias de los plásticos en las comidas".

 

Asimismo, aseveró que no se trata de una medida de ahorro económico, "es una medida política que privatiza este servicio favoreciendo a algunas empresas en lugar de mantener los puestos de trabajo que ya existen y que se van a tener que suprimir".

 

Es más, según Equo, 63 colegios de Salamanca se ven afectados por este hecho y por eso demandan a la Junta qie recupere la gestión pública de los comedores escolares para evitar males mayores.

 

Por su parte, otra de las portavoces de Equo, Marta Santos, ha anunciado además que una "auditoría externa ha denunciado las prácticas de este tipo de comidas, dando datos sobre sus perjuicios, en concreto de las empresas que sirvieron comida con gusanos y que no cumplen con lo establecido. Repetimos, lo dice una auditoría externa", señaló.

 

Asimismo, indicó que la Junta "pone como excusa que así favorece a las pequeñas y medianas empresas de Castilla y León, cuando las concesionarias de este servicio son una filial de ACS, de Florentino Pérez y otra filial francesa; que no nos vendan la burra".

 

Por último, criticó la actitud del director provincial de Educación, Jesús Laborda, y le invitó a "comer huevos fritos de hace 21 días que es el tiempo que puede estar la comida congelada para el consumo de los niños, a ver qué tal están".