Equo reactiva el proceso que declara nula la construcción de El Corte Inglés y culpa al Ayuntamiento de lo que pueda pasar

Alejandro Martínez, Ángel Gamazo y Marta Santos, de Equo Salamanca. Foto: S. Bayón

Equo ha decidido desbloquear la ejecución de la sentencia que ya había declarado nulo el plan urbanístico especial para construir el edificio de los grandes almacenes en Salamanca. Si el juez anula las licencias construcción y ambiental, estaría abierto sin paraguas legal. Culpa al Ayuntamiento de no haber buscado una solución.

Equo ha anunciado esta mañana que va a reactivar el proceso que puede acabar con la ilegalización definitiva de la construcción del edificio de El Corte Inglés en Salamanca. Y lo ha hecho tras incumplir el Ayuntamiento de Salamanca el acuerdo al que había llegado con la formación 'verde' para compensar con una serie de peticiones el hecho de que el centro comercial está asentado en un suelo que fue de propiedad de los salmantinos y por el que no se compensó debidamente.

 

El portavoz de Equo, Ángel Gamazo, ha dado a conocer la decisión de esta formación para que siga adelante la ejecución de la sentencia que declara nulo el convenio urbanístico que se introdujo en el PGOU de Salamanca para permitir la construcción del edificio sede de El Corte Inglés. La sentencia data de 2011 y fue ratificada a comienzos de 2014 por el Tribunal Supremo. El TS desestimó el recurso de casación presentado por la empresa que explota el centro comercial contra la sentencia de 31 de marzo de 2011 del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que dictaminó entonces la nulidad del convenio firmado a tres bandas entre Ayuntamiento de Salamanca, Ministerio de Defensa y El Corte Inglés por el que los grandes almancenes se asentaban en los antiguos terrenos del cuartel Julián Sánchez 'El Charro'. "Lo normal es que, en estas condiciones, las licencias de construcción y medioambiental sean anuladas", aseguran desde Equo que entienden que sin ellas "es difícil que pueda seguir abierto".

 

Con su decisión de enero de 2014, el Tribunal Supremo ratificaba esta sentencia y agotaba el recorrido judicial del pleito. En la práctica, confirmaba que el convenio urbanístico que hizo posible El Corte Inglés de Salamanca era nulo. La consecuencia es que las licencias urbanística y medioambiental, obligatorias para poder construir, quedarían sin validez. Sin embargo, en su día Equo decidió actuar para paralizar la ejecución de la sentencia y ofreció al Ayuntamiento de Salamanca y a El Corte Inglés negociar una serie de compensaciones a la ciudad a cambio de paralizar la ejecución de sentencia.

 

Entre las fundamentales, acondicionar el solar de Adoratrices para el uso ciudadano, para lo cual pasaría a propiedad municipal, y dotar a las asociaciones ciudadanas de instalaciones para sus actividades. En torno a estas peticiones se han estado celebrando reuniones durante todo el año y, según Equo, se llegó a un acuerdo con un calendario de aplicación. Sin embargo, a la hora de actuar no se ha respetado de manera consciente, según los portavoces de Equo, pese al peligro para el centro comercial. "Hemos dado un plazo muy generoso, todo el verano, y tenemos la sensación de que el Ayuntamiento y el PP de Salamanca lo están demorando deliberadamente", ha asegurado Marta Santos, nueva portavoz de Equo.

 

Por este motivo, se reactiva el proceso de ejecución de sentencia y Equo considera que "la responsabilidad de lo que pueda pasar es del Ayuntamiento y de El Corte Inglés que no se han avenido a soluciones" ha asegurado Gamazo. Por este motivo, Equo anuncia que irá inmediatamente al juzgado para pedir que se reactive la ejecución de sentencia y espera que en un plazo no muy largo se produzca el dictamen sobre la validez de las licencias.