Equo: "La apertura de las minas de uranio supondría una catástrofe ecológica y económica”

Presentará a la Junta una serie de alegaciones para evitar su apertura en Retortillo y Villavieja

El portavoz estatal de Equo, Juan López de Uralde, ha anunciado que la formación que lidera presentará a la Junta de Castilla y León una serie de alegaciones para que la Administración autonómica deniegue los permisos que pide la empresa Berkeley para la explotación de las minas de uranio en la provincia de Salamanca.

Ha señalado que los integrantes de Equo desconfían de que la compañía minera australiana quiera finalmente proceder a su explotación porque “parece una operación especulativa”. De todas formas, no siendo que la operación continúe adelante, ha dicho que prefieren seguir los pasos para evitar su puesta en funcionamiento.

López de Uralde ha lamentado que, debido a la crisis, cualquier proyecto pueda “resultar atractivo” y ha abogado por que antes de dar los permisos se tomen en consideración los inconvenientes que en este caso, según él, supondrían para la zona.

Las minas estarían ubicadas en Villavieja y Retortillo (Salamanca) y tendrían una serie de impactos “concretos” no solo en el ámbito ecológico sino también en el socioeconómico, ha añadido.

En las alegaciones que presentarán a la Junta, como ya han apuntado en el Congreso de los Diputados, hay cuatro apartados diferenciados por sus características técnicas, de “peligrosidad”, impactos concretos y respuesta socioeconómica.

En lo ecológico, López de Uralde ha matizado que el impacto será “crítico” a pesar de que no se pone de manifiesto en el “insuficiente” estudio de impacto ambiental que han presentado los promotores de la explotación.

“PELIGROSIDAD” Y TECNOLOGÍAS “OBSOLETAS”

Ha lamentado que se prevé una utilización de tecnologías que son “anticuadas y obsoletas”, que “no están en la vanguardia de la minería” y que ya “han dejado de utilizarse” en otras explotaciones.

Además, ha alertado de la “peligrosidad” de estos trabajos a cielo abierto porque suponen actuar con “material radioactivo” con riesgo “evidente” de contaminación radioactiva por partículas en el aire o en el agua, que estarían “en contacto” con el uranio.

Además, ha señalado que no es un proyecto rentable porque “es mayor el empleo que destruiría del que generaría”, ya que en otras zonas en las que se llevan a cabo estas tareas acaban siendo “monocultivos” porque debido a la contaminación “no se puede desarrollar ninguna otra actividad”.

En el caso de la provincia de Salamanca, López de Uralde ha subrayado que que el recurso “parece que no es muy abundante” y que tras el cierre “no dejaría más que miseria” con impacto negativo ya “a medio plazo”.