Equipo busca relación estable

ENAMORAR AL HELMÁNTICO. El conjunto unionista estrena en casa su nuevo proyecto con Cano como abanderado y con el Racing de Santander como rival. FICHAJES. Sólo falta el boliviano Samuel Galindo
DAVID GUTIÉRREZ

Equipo con historia, venido a menos económicamente pero que quiere crecer en ilusión busca relación estable con estadio de su propia ciudad y con los seguidores que a él acuden. Como si fuera su primera cita, la nueva UDS ha quedado esta tarde noche con el estadio Helmántico para comenzar a conquistarlo. De los argumentos que ofrezca, de las carantoñas en forma futbolística que le dedique y de las maneras en las que se maneje dependerá el destino de la relación.

A la UDS se le presuponen buenas formas, pero en una pretemporada con rivales de perfil inferior, salvando al Rayo Vallecano, apenas las ha dejado ver con cuentagotas. Hoy, ante su público, que se antoja escaso por las vacaciones y porque el número de socios aún está en época de crecimiento, y contra un rival de Primera como el Racing tiene una buena ocasión para hacerlo. Llegan los charros después de no haber perdido ningún encuentro en la pretemporada. Dejaron buenas sensaciones contra el Rayo Vallecano sobre todo, pero también dudas frente al Guijuelo y la Cultural Leonesa. En Ávila y en Ciudad Rodrigo el equipo se atiborró de goles y en Cáceres fue la primera toma de contacto con rival enfrente. Pero a Cano le interesan casi tanto como los partidos los entrenamientos. Y ahí el técnico está contento. Ve intensidad y apenas algunos jugadores han sufrido molestias. Endika y Carlos se entrenan sin problemas, Quique Martín está apto, Mario Rosas quiere jugar y lo hará si forrtalece su tobillo. Así que estarán todos. O casi, porque faltará Samuel Galindo. El boliviano debe llegar en las próximas horas, o días. Él completará la plantilla, salvo que haya salidas imprevistas de última hora. Son diez caras nuevas, a las que sumar también las del banquillo. Ellos forman el proyecto unionista. De nuevo austero, sí, pero también ilusionante. No queda otra.